El culto al cuerpo con Herb Ritts

El culto al cuerpo con Herb Ritts

A fines de los años ’80, los fotógrafos de moda aun estaban influenciados por el glamour de la era Francesco Scavullo, quien se encargó de comenzar junto a Richard Avedon el boom de los trabajos que agruparon a supermodelos en una misma toma. Para la campaña de Versace de principios de los ’80, Avedon retrató a Janice Dickinson, Patti Hansen y Rene Russo juntas, y Scavullo tomó el ’86 una foto con Carol Alt, Renee Simonsen y Paulina Porizkova, entre otras. Estos clásicos fueron luego reversionados por uno de los fotógrafos más importantes del blanco y negro: Herb Ritts, quien se encargó de cimentar la fama de las supermodelos de los ’90 que se le atribuirían a Steven Meisel, en diferentes tomas con Cindy Crawford, Tatjana Patitz y Christy Turlington, y que por supuesto después haría icónicas Peter Lindbergh con su portada Vogue en blanco y negro.

En los años ’70, Ritts comenzó tomando fotos para las revistas Rolling Stone y Vanity Fair, donde se encargó de retratar a David Bowie, Tina Turner, Richard Gere y por supuesto Madonna, quien se convertiría en una de sus más importantes musas. En los ’80, Ritts comenzó a fotografiarla cuando apareció en la portada junto a Rossana Arquette celebrando el lanzamiento de la película “Desperately Seeking Susan” (1984), y no paró más de trabajar con ella. No solo continuó destacando con el lente todos sus cambios de looks, sino que además se internó en el oficio de filmar videos, cuando se decidió dirigir a la diva en sepia para acompañar la canción “Cherish” de 1987. Además, se acuñó el diseño de la carátula y fotos promocionales del album “The Immaculate Collection” de la reina del pop.

Influenciado enormemente por Horst P. Horst, Ritts continuó trabajando a través de las revistas de moda, y además logrando conceptualizar campañas de marcas como Valentino, Calvin Klein o Versace – para las que realizó fotos que incluso hoy se venden en galerías de arte-, sacando portadas como las de Elle con Brooke Shields en 1981, o juntando parejas de manera romántica al presentarle a su musa Cindy Crawford a su mejor amigo, Richard Gere. Pero Ritts siempre se caracterizó por un elegante, sensual y clásico estilo en blanco y negro, que lo llevó además a inmortalizar la balada “Wicked Game” de Chris Isaak junto a la modelo Helena Christensen,  a Michael Jackson y Naomi Campbell en “In the closet” y a Laetitia Casta para la canción de Chris Isaak en “Baby did a bad, bad thing”, entre otros artistas. Sin embargo, el año 2002 murió por complicaciones relacionadas con el SIDA, dejando un gran legado en la moda, revistas y videos musicales.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta