El trabajo de Orry-Kelly

El trabajo de Orry-Kelly

Tony Curtis y Jack Lemmon en “Some like it hot” (1959)

Ganar un Oscar por vestir exitosamente de mujer a dos galanes respetados y graciosos del cine es algo que solo a Orry-Kelly le sucedió. Fue en 1959 con “Some like it hot”, una película del reconocido Billy Wilder donde el trabajo principal se lo llevó un trío dorado: Marilyn Monroe con su eterna sensualidad, y Jack Lemmon junto a Tony Curtis en los papeles de dos músicos que deben travestirse para huir de sus problemas y hacerse pasar por miembros de una banda femenina. Orry-Kelly consagró con este film su astucia para vestir en la gran pantalla no solo las curvas femeninas, sino también para sacarle partido de la mejor manera posible a dos varones. Nada mal para un australiano que comenzó vistiendo maniquíes en vitrinas y luego persiguió su sueño hollywoodense compartiendo casa nada menos que con Cary Grant, uno de los grandes actores de todos los tiempos.

Kelly se dedicó desde los años ’30 hasta los ’60 a vestir a las más importantes actrices del cine, y junto a ello a repartos clásicos en “El halcón maltés” (1941) con Humphrey Bogart, a quien volvería a vestir en “Casablanca” (1942), donde además diseñó el vestuario de Ingrid Bergman. Sus dos Oscar restantes los ganó luego de trabajar al servicio de Leslie Caron y Gene Kelly en “Un americano en París” (1951), quien también apareció en su otra galardonada película “Les Girls” (1957), basada en una obra de Cole Porter con Mitzi Gaynor, Kay Kendall y Taigna Elg. En 1934 dejó su huella junto a la legendaria Bette Davis en “Fashions of 1934”, una historia que mostró la industria de la moda bajo la historia de una vendedora que busca prendas viajando a París.

La vida personal de Orry-Kelly no estuvo exenta de polémicas; mientras se rumoreaba un romance con el presidente de Warner Brothers Studios, Jack Warner, su trabajo fue el que finalmente trascendió de manera importante. Vistió además a James Cagney para “Angels with dirty faces” (1938), mientras su última película antes de enfermar y morir fue “Irma la douce” (1963), con Shirley MacLaine. Una de las curiosidades de su carrera fue el no obtener el trabajo para diseñar la ropa de Audrey Hepburn en “My fair lady” (1964); aunque el director y el estudio lo querían, el contrato especificó que Cecil Beaton debía encargarse de las ropas finalmente.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta