Hasta pronto, Stefano

Hasta pronto, Stefano

A partir de las 16:00 hrs. de este lunes 05 de marzo, Yves Saint Laurent mostró su última colección bajo el mando de Stefano Pilati en París. El característico diseñador de la marca, cuyos trabajos abordaron siluetas muy sencillas y refinadas, apareció el año 2004 como sucesor oficial del siempre popular Tom Ford, quien se retiró luego de problemas con los directivos. Pilati, quien antes trabajó para firmas como Cerruti, Prada, Giorgio Armani y también como asistente en YSL, le dio popularidad a la marca y bajo su mando fue favorita de actrices como Julianne Moore, apareció con Kate Moss en populares campañas junto al ahora icónico bolso Muse, y vistió de blanco radiante a Florence Welch para la gala MET 2011. Pero todo hasta el 27 de febrero, la fecha oficial de salida de Pilati de YSL.

En medio de rumores y problemas entre las firmas más grandes y sus directores creativos – Balmain dejó ir a Decarnin, Dior despidió a Galliano y Jil Sander prescindió de Raf Simons-, lo de YSL parece ser un contagio que tiene su base en los conflictos que han surgido en la moda. La falta de algún remezón creativo al parecer ha llegado a oídos de los directivos de las principales marcas, quienes se preparan para desarmar el compuesto grupo de diseñadores y conseguir llevar sus características a una marca que las aproveche. Con Pilati fuera, el puesto queda definitivamente para Hedi Slimane, el eterno reemplazo de cualquier firma. Con esto, el adorado diseñador de Karl Lagerfeld incursionaría por primera vez en la confección de ropa femenina, luego de su famoso paso por la ropa masculina de YSL (1996-2002). Slimane, quien creó el vestuario para la gira de David Bowie, será el que mantenga la oportunidad como una manera de confirmar su estilo ahora traducido a la silueta femenina.

Por su parte, Pilati quizás no se quede fuera por mucho tiempo. Con tantas marcas rearmando su estructura creativa, más de alguna debe considerarlo para un puesto de importancia. Aunque por el momento, su adiós se vio graficado en una colección sobria y llena de guiños al famoso Le Smoking del fallecido Yves, transformado en vestidos, trajes de cuero y también con algunos modelos largos de malla dorada y plateada, que aparecieron como indicadores de la elegancia que puede alcanzar su estilo.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta