El renacimiento de Biba

El renacimiento de Biba

Hay marcas que han sido responsables por el florecimiento o popularidad de un lugar y otras son sinónimo de ciertas épocas. El Londres de los ’60 se convirtió en el epicentro de la moda, la música y la cultura en general, y Biba en su marca de ropa más reconocida. Barbara Hulanicki, una diseñadora de origen polaco asentada en Inglaterra, impulsó en 1964 su primera tienda de ropa bajo un concepto de innovación y precios bajos, fórmula que la llevó al éxito absoluto en Kensington. Pronto, desde los Rolling Stones hasta Marianne Faithfull, pasando por David Bowie o Twiggy, todas las mujeres famosas, groupies y los músicos de moda llevaron sus vestidos, túnicas y pantalones de cuero. A tal nivel llegó la popularidad, que incluso Anna Wintour dio sus primeros pasos en la moda como vendedora de esta boutique.

 

A fines de los ’70, Biba cerró sus puertas producto de la crisis de económica de la década, que llevó al Swingin’ London y su industria del cine y la música a replantear su sitio. Barbara Hulanicki siguió como restauradora de casas con estilo art decó, mientras la firma se sumió en el olvido y los vestidos y ropa de Biba aparecieron bajo precios astronómicos en subastas y ventas actuales de Ebay. El año 2010, la tienda creada en 1849 House of Fraser, anunció que relanzaría la marca bajo una colección exclusiva ofrecida en Internet. En www.mybiba.com, la legendaria firma tiene hoy una serie de prendas inspiradas en su concepto original, modeladas por Daisy Lowe y vendidas en la misma tienda online.

Los vestidos largos, las túnicas Paisley de corte imperio, los abrigos de animal print y todo lo que originalmente se ofreció en esta tienda, que luego replicaría con éxito Topshop, está disponible para comprar hoy. Diferentes tendencias originales de la marca se destacan entre sus prendas actuales: Wild Side, My generation, Babooshka, Soul Sister, Love Story, Denim e incluso Biba Bride, y de la mano de los estampados retro y los vestidos tejidos, Biba reclama su lugar como la fuerza original entre las actuales tiendas de retail y la moda que aparece con los diseñadores, la misma que llenaba la tienda original en Kensington y que vendió más de 16.000 vestidos apenas abrió sus puertas.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta