La legendaria Zandra Rhodes

La legendaria Zandra Rhodes

En el mundo del diseño, nada mejor que contar con clientes importantes para llamar la atención de la prensa y de las revistas especializadas. Pero si además la diversidad de quienes llevan las colecciones es el punto fuerte de la marca, entonces nos referimos a Zandra Rhodes. Una de las diseñadoras inglesas más importantes de la historia, cuyos estudios se remontan a una especialización en estampado de textiles, se convirtió con las décadas en la favorita de artistas y celebridades tan disímiles como Freddie Mercury, Diana de Gales, Lauren Bacall y Marc Bolan. En los años ’70, lideró la escena del new wave emergente en Londres y además confeccionaba a la par el vestuario para la Princesa Anna, Elizabeth Taylor, Bianca Jagger, Jacqueline Kennedy y el que utilizó la banda Queen en su gira de 1974.

Una de las características principales de Rhodes se centra en sus coloridas túnicas, que se unen también a sus vestidos asimétricos y refinados modelos que tomaron la esencia de la marca en los años ’80. Corte suaves e impecables se vieron compensados con una cuota de color al ser llevados por la Princesa Diana por ejemplo, y en el caso del vocalista de T-Rex Marc Bolan, las lentejuelas y las chaquetas multicolor nunca fueron un problema. Parte de las prendas que llevaron estas míticas figuras, aparecieron en una exhibición del año 2010 en el Mingei International Museum de San Diego, Estados Unidos, bajo el nombre “Zandra Rhodes – A Lifelong Love Affair with Textiles”. Nada de mal para alguien que en 1969 tuvo que pedirle dinero prestado a la actriz Vanessa Redgrave para montar su primera boutique en Inglaterra, pero que el 2007 estuviera a cargo del vestuario de la ópera “Aida” de Verdi.

Pero Rhodes no es pura teatralidad; su gran obra refleja además los cambios que vivió la sociedad a fines de los ’70, cuando también experimentó con el punk y las aplicaciones del estilo en la ropa. Uno de sus más fervientes admiradores es el diseñador Christian Lacroix, quien se vio influenciado por el estilo de Rhodes cuando se convirtió por cuenta propia en uno de los mejores. Y su legado mientras vivió de la fama, mantuvo una ventaja significativa por encima de otros diseñadores: fue desplegado tanto por figuras más underground como por medios populares tales como Vogue, donde Natalie Wood y Twiggy llevaron sus trajes en portada y editoriales. Y además, contó con el fervor de la familia real, que logró rescatar y conservar el vestido que llevó Lady Di a una gira por Japón, con el mítico encaje rosa y cintura caída factura de Rhodes.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta