Entrevista a Kanako B. Koga: “Usualmente la gente dice que mi trabajo es poético”

Entrevista a Kanako B. Koga: “Usualmente la gente dice que mi trabajo es poético”

Kanako Bouelle, más conocida como Kanako B. Koga, es una estilista de origen japonés radicada en París. Su trabajo es mezcla de poesía y fashion, oriente y occidente, tensión y ligereza. Durante finales de los ’90 trabajó de cerca con Martin Margiela, quien marcó su sentido de la estética. Ha colaborado con revistas como Harper’s Bazaar y Nylon. Entre sus clientes se cuentan muchas de las marcas de lujo, entre ellas Hermès, Issey Miyake, Louis Vuitton y Celine. En esta entrevista nos habla de su trabajo y su poético sentido del estilo.

Cuéntanos cómo empezaste tu carrera como estilista.

Comencé asistiendo a un editor de moda japonés: mis primeras fotos fueron con Peter Linderbergh para Comme des Garçons en el estudio Pin Up de París. Luego trabajé como corresponsal internacional de la revista Elle. Siendo mas que una asistente por unos años, cuando la revista GQ comenzó a comercializarse en Japón me pidieron que trabajara con ellos. También trabajaba como estilista regular de la revista de lujo Joyce Ma’s en la que tuve mucha suerte de encontrarme con gente como Solve Sundsbo y Victoria Bartlett.

Tu trabajo tiene una estilo muy particular, ¿Cómo definirías tu estética?

Viene de la sensibilidad de las pequeñas cosas, los detalles, los gestos, la intimidad del humano. Usualmente la gente dice que mi trabajo es poético.

Siempre pienso lo que quiero decir a través de mi trabajo, algo personal, no sólo ideas sobre la ropa, sino emociones que quiero queden retratadas, una idea de estilo que es inspirada por el sujeto, una historia o momento que me guste. En ocasiones sólo quiero mostrar un sentimiento de ligereza u otra dinámica esencial. Puedes comprender cuán importante es entender a cada fotógrafo y que ellos me entiendad a mi. Los parámetros de belleza en la moda pueden ser sobre lo espectacular, pero trato de ser honesta con mi estilo y dejar fuera toda decoración innecesaria. A veces se trata sólo de buscar la simplicidad.

Has trabajado en el mercado asiático y en el occidental. Desde tu punto de vista, ¿cuáles son las principales diferencias entre ambos y dónde te sientes más cómoda trabajando?

Me resutlta díficil generalizzar acerca de las identidades culturales. Creo que muchos asiáticos aún miran mucho hacia el mercado occidental en busca de ideas. Tenemos una rica cultura asática, la cual yo estoy orgullosa de mostrar, pero es rara de ver en el mercado asiático, especialmente en las revistas de moda. Para mi, es más fácil trabajar desde aquí, París, donde tengo dos hijos y difruto de la cultura europea. La separación de mis raíces, una especia de alienación, hace que use las referencias asiáticas de manera más conmovedora. Es raro, pero he vivido en París el mismo tiempo que viví Japón. Soy afortunada de contar con unos pocos colaboradores en Asia que son como yo, y que buscan su propio sentido de cultura.

En algún momento de tu carrera trabajaste de cerca con Martin Margiela. ¿Crees que su particular estética dejó una marca en ti?

Trabajé con Martin por 6 años en Hermes y luego en su propia marca, hasta que se retiró del diseño. Fui privilegiada al ver y experimentar muchas cosas con él: una elegancia verdadera, hermosa artensanía, el deseo de profundizar el trabajo, la libertad de pensamiento, el placer de descubrir ideas inesperadas. Martin siempre me soprendía con sus nuevas ideas, él se exige mucho. Las emociones y la alegría de esa colaboración están en lo profundo de mi memoria. Me gusta vivir ese entusiasmo lúdico en la creación de las cosas. Puedo decir que haber trabajado con Martin y nuestra amistad personal es un regalo en mi vida.

¿Cuál es el mayor logro en tu carrera y qué esperas del futuro en términos de trabajo?

El primer show que hice para Hermes con Martin y el show conmemorativo de sus 20 años, porque la inversión emocional en ese trabajo fue muy significante y profunda.

Ahora estoy muy cómoda y disfrutando mi trabajo como editora de la revista Code, una publicación de moda semestral de estilo documental. He estado ahí por dos años. Realmente disfruto los aspectos conceptuales de trabajar en un rol editorial y me encantaría encontrar nuevos fotógrafos talentosos y jóvenes estilistas a los cuáles ayudar y empujar sus ideas más lejos. Las ideas de las nuevas generaciones son realmente emocionantes.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta