Las mujeres que no aman la moda (pero que la moda las ama a ellas)

Las mujeres que no aman la moda (pero que la moda las ama a ellas)

De acá hace un tiempo, me he sentido increiblemente lejana a aquellas it girls que las revistas de moda nos indica amar. Sienna Miller, Kate Bosworth e incluso Alexa Chung (quien me convenció durante un  tiempo, pero que finalmente vi como lo que es, sólo una chica flaca más). Todo ese desfile de “íconos de la moda”, son solo it girls. Chicas jóvenes y moldeables que presentan con dignidad el Zeitgeist de su tiempo. Fácilmente intercambiables en esta industria que siempre busca lo nuevo.

Las verdaderas mujeres con potencial de ícono, y que, en mi opinión,  las marcas de lujo deberían estar enalteciendo, son aquellas que no necesariamente aman la moda sino que la moda las ama a ellas. Eso es, lo que a mi (me está pareciendo) hace falta en los medios, la publicidad  y los blogs. ¿Que me importa a mi que una veintiañera quiera usar tal o cual prenda, si yo hubiera tomado la misma opción?, Lo que quiero ver, ahora al menos, son aquellas mujeres que están fuera del círculo de la moda, y que no pueden contener su estilo personal. Mujeres, que, con sus años a cuestas, son verdaderas guaripolas del estilo real.

Si me permiten la patudez de dar consejos a casas de moda centenarias (a ti te hablo, Karl), no dejen en veintiañeras anoréxicas el peso innegable de su legado. Coco no lo soportaría.
Dejen su legado en Mujereres de verdad, como estas, en mayúscula, con pasado, errores y virtudes.

Diane Keaton: No sólo se ganó su estatus de ícono en los setenta con Annie Hall, sino que ha sido una de las más constantes en su establecimiento de su estilo personal. Con sesenta años y una carrera vigente que ha desarrollado a su antojo, no representa sólo moda (en su propio estilo), sino también vigencia, sexo y humor, en un momento en que pocas mujeres de su edad pueden.

Tilda Swinton: Con cincuenta y un años cumplidos, Tilda presenta el sueño de cualquier diseñador de ropa. Larga, estilizada como pocas, palidísima y con impronta Avant garde, puede ser musa de cualquiera. Ya ha aprovechado éstas carácteristicas en publicidad y editoriales de moda, pero ¡No es suficiente! Queremos más.

Patricia Clarkson: Cada vez que la veo en una película, no puedo evitar pensar en lo bella, tranquila, relajada y llena de humor que me resulta esta señora, y adoro que mantenga el pelo rubio y largo como una quinceañera. El cuerpo la acompaña, obvio (La vieron en Whatever Works?), pero es, claramente, mucho más lo que transmite.

Christine Lagarde: Una opción extraña, lo sé, pero si hay una mujer que estoy esperando que alguna casa de moda le ofrezca un contrato de publicidad es a esta abogada francesa, actual directora del Fondo Monetario Internacional. Combinación de inteligencia con elegancia (francesa innata, que duda cabe),  me imagino que puede vender lujo como ninguna veintiañera fome puede.

Esas son las “chicas” que tengo en mi cabeza, pero sin duda, hay un montón de mujeres interesantes, elegantes y que nos transmiten más que el-gimnasio-es-mi-trabajo allá afuera. ¿Cuales se les ocurren a ustedes? ¿Tenemos algún ejemplo nacional entre éstas mujeres fuertes y glamorosas sin esfuerzo?

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta