Savia: ropa hecha de mar y tierra

Savia: ropa hecha de mar y tierra

La mezcla del mundo natural y la sabiduría que reside en lo antiguo y ancestral, es lo que inspiró tanto a Fabiana Persia como a su hermana Patricia, a generar el proyecto llamado Savia. Esta marca presentada en el último evento de Raíz Diseño, acaparó miradas y elogios por quiénes asistieron. La siguiente entrevista ahonda en los inicios de esta marca y la clara conducción presente en estas nuevas diseñadoras. Sus diseños los pueden encontrar en la tienda Arte Origen (Alonso de Córdova #3780, Vitacura) y en GKEVOLUTION Bazar (Constitución #204, Bellavista) ambas tiendas están ubicadas en Santiago.

 

¿Cómo te iniciaste en la moda?

Mis inicios se remontan al estudio de Licenciatura en Arte en el cual me especialicé en pintura. Una vez preparando una exposición de pintura en el año 1996, quise cambiar el soporte de mis pinturas y quería que éste fuera más móvil, activo y dinámico, logrando modificar el destino de la pintura. No quería que permaneciera inmóvil colgado de una pared, la idea era buscar un soporte que le permitiera moverse, desplazarse y ser parte de otros contextos y de esta forma, que pueda transitar libremente por las calles participando de los espacios y contextos.

Fue así, pensando en cual sería un soporte que cumpliera con ese objetivo que se me ocurrió llevar la pintura al vestuario. En un primer momento comencé a pintar cuadros sobre seda que montaba en bastidores y de los cuales a veces tardaba un mes o más en terminarlos. Después desmontaba el cuadro del bastidor y diseñaba la prenda que llevaría esa pintura, la cual mandaba luego a confeccionar. A partir de ahí, poco a poco me fui introduciendo en el mundo del vestuario y se fue gestando un interés en mí por aprender técnicas de diseño textil.

Al poco tiempo me embarqué en un proyecto con un grupo de diseñadores independientes, formando la tienda “Subsuelo” en Providencia durante tres años, participamos en los primeros desfiles de moda independiente que realizaba Manuel Rojas, en los cuales hacíamos performances, instalaciones, etc. Esos fueron mis inicios en la moda.

 ¿Cuál es tu desarrollo académico?

Bueno, como mencionaba anteriormente yo estudié Licenciatura en Arte especializándome en pintura y cuando comencé a introducirme en el tema de la ropa, despertó mi interés por aprender técnicas antiguas del arte textil. Hice cursos de diferentes técnicas como shibori, técnica milenaria de teñido con Inge Dusi, tomé otro curso de tintes naturales con Aurora Carvajal, aprendí además la técnica milenaria llamada Ebru que es una técnica de pintura sobre agua de origen turco, con la maestra Meryem Kirgis, aprendí serigrafía, estampado polinésico, etc. Actualmente sigo con mis cursos de costura y moldaje. Para mí el aprendizaje y el continuo estudio de distintas técnicas, son las sendas por las cuales yo direcciono mi trabajo.

 ¿Qué proyectos estás desarrollando en la actualidad?

Actualmente mi proyecto es mi marca llamada Savia, el cual es un proyecto de indumentaria y arte textil que comenzó a gestarse hace un año. Este proyecto es en conjunto con mi hermana Patricia Persia, quien es arquitecta pero además trabaja el telar y el fieltro. De esta forma, unimos nuestro gusto y pasión por la ropa, recogiendo además nuestros conocimientos. Comenzamos a darle forma a este proyecto, dando una identidad a Savia por medio de materiales nobles, el trabajo hecho a mano y la aplicación de técnicas como shibori y fieltro.

El resultado de este proceso creativo, es un conjunto de prendas y accesorios que nacen de la lana de oveja, lana de llama, algodón y cuero de pescado del archipiélago de Juan Fernández. Tomando como camino productivo, el uso de fibras y procesos naturales y amigables con el medio ambiente, buscando los colores a nuestras piezas, con tintes extraídos de plantas andinas y de insectos como la cochinilla.

Desta manera, cada prenda toma también la energía y el valor del trabajo de las tejedoras, quienes realizan con sus manos prendas únicas que son el testimonio de técnicas tradicionales de tejido.

Además estamos desarrollando accesorios, zapatos, cinturones con cueros que provienen de la Vidriola y la Breca, peces endémicos del archipiélago de Juan Fernández, donde viví por 12 años. Al mismo tiempo, cada prenda tiene un valor muy particular, por todo lo que menciono. Lo interesante de estas colecciones es que poseen un carácter urbano, contemporáneo y a su vez muy versátil.

Mis diseños llegan a personas que saben valorar un trabajo bien hecho, a mano y no industrializado. Las siluetas orgánicas y étnicas, se fusionan con materias primas de la mejor calidad, dirigiéndose a mujeres de todas las edades, que buscan algo diferente a lo que se encuentra en el mercado nacional.

 ¿Qué metas deseas cumplir como diseñadora en el futuro? 

Mis deseo es que Savia se convierta en una marca de ropa reconocida por su calidad, originalidad y por sobre todo por la responsabilidad que existe en nuestra producción para con el medio ambiente. Ganando así, un espacio y un lugar tanto en el mercado nacional como el internacional, y poder mostrar de manera especial el trabajo artesanal tanto de las tejedoras como de aquellas mujeres curtidoras de cuero de pescado.

Y bueno, mi diseño más profundo es beneficiar por una parte a los artesanos, para que estas técnicas puedan mantenerse y sobrevivir y además educar a mis consumidores respecto de las técnicas y de la belleza que existe en lo único.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta