Moda, ética y algo más

Moda, ética y algo más
Imagen vía elsigloweb.com

Hace tiempo que quería escribir aquí sobre una de las conferencias que dio la experta en moda argentina Susana Saulquín en Colombiamoda y no había tenido el minuto de hacerlo. Ahora es tiempo de saldar la deuda.

Les cuento: Susana es de esas mujeres ultra inteligentes, que dan ganas de oir y oir y seguir oyendo por horas, aunque uno no esté siempre de acuerdo con lo que dice. Me tocó entrevistarla una vez que vino a asesorar el circuito de diseño de Valparaíso y desde entonces le he seguido la pista. Y bueno, esta conferencia, la segunda que dio esa semana en Medellín, trató sobre la relación entre ética y moda. Tema más que candente.

Dijo, sin más, que si somos puristas estos dos conceptos se contraponen, porque moda, a fin de cuentas, es consumo, es obsolescencia programada, es desechar. “La moda es comprar, usar y tirar. Es un circuito muy perverso. No se maneja con necesidades, sino con la producción simbólica”, dijo, y tiene toda la razón (¿realmente necesitamos toda la ropa que nos compramos? Claramente, no).

Según la socióloga de la moda, como suele llamársele, el siglo XX la ética de la moda era el consumo y ya. Sin rollos. Esto de preocuparse por el medio ambiente, el comercio justo, el respeto por las comunidades locales y todos esos asuntos de los que tanto se habla hoy es algo del siglo XXI. Susana dice que todo esto se hizo masivo a partir del atentado a las torres gemelas, que nos hizo a todos replantearnos muchas cosas, pero venía gestándose desde antes. Específicamente, desde 1987, cuando el informe Brundtland acuñó por primera vez el concepto de lo sustentable. Pero, como la moda sigue siendo un tema de comprar, usar y tirar, ella prefiere usar el término eco-diseño en vez de eco-moda.

Un punto que ella destacó y en el que no había reparado es que esta nueva camada de diseño “con conciencia” también trae aparejado un nuevo concepto de cuerpo. Porque resulta que con él también hay que ser sustentable, en el sentido de no fomentar conductas que lo dañen. “La moda nunca había atendido al cuerpo real, sino al cuerpo flaco al extremo de la enfermedad. Pero ahora hay un enfoque más funcional; la modelo extra flaca es de un modelo anterior”. Precisemos: flacas todavía tienen que ser, porque la ropa debe verse linda, pero el heroin chic definitivamente ya no va. El look saludable es lo que se lleva hasta en el escenario más glam.

También me gustó saber que si bien no todos los diseñadores se adscriben al concepto de lo eco, muchos están teniendo conductas que son eco. ¿Ejemplos? Antes los diseñadores desperdiciaban el 15% de las telas; hoy utilizan sofisticados programas computacionales que permiten aprovechar cada centímetro. Y eso que estamos todavía, como dice Susana, “en la prehistoria del cuidado de recursos2.

Cito su conclusión: “La moda va a seguir siendo moda, con su naturaleza efímera, pero va a tener que adoptar algunos parámetros de lo eco porque si no lo hace se va a causar un desprestigio enorme”.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta