Kanye West /Diseñador de moda: Si o no?

Kanye West /Diseñador de moda: Si o no?

La escena se nos ha hecho más frecuente de lo que quisíeramos. En éste momento, en que la moda y las celebridades llevan un matrimonio tan bien avenido y tan comercialmente perfecto, no hay celebridad, por mínima, y poco elegante que sea, que no quiera tener su propia linea de ropa. Kanye West es sólo el último y el más ambicioso de una lista que incluye a Posh Spice, Alexa Chung, Hillary Duff y Snookie, aunque entre éstos ejemplos haya varios grados de separación entre la ambición y el resultado.

Mientras que la ex Spice ha logrado salir de la caja de la Celebrity Designer mediante un trabajo sostenido en el tiempo, y que otras celebridades logran éxitos comerciales asociándose a marcas de bajo precio que acercan sus diseños a un público masivo, Kanye West demostró nuevamente que le es imposible pasar desapercibido y que siempre, pero siempre, debe entrar por la puerta ancha. Nadie se sorprendió al saber que su estreno oficial como diseñador en el mundo fashion (aunque había tenido algunas experiencias como diseñador de zapatillas junto a Nike) sería, sin achicarse, en la semana de la moda de Paris. Y así fue, sólo que ésta vez, el músico dió un espectáculo que la prensa especializada, desde WWD, hasta el NY Times,  calificaron como mediocre, aburrido, pretencioso y falto de inspiración. Style.com fue un poco más amable, calificando el show como un “trabajo en proceso”. Incluso, sitios de Internet femeninos criticaron la decisión de haber usado sólo 2 modelos negras.

Pero démosle un break al buen Kanye. Es cierto, la colección dista bastante de ser un experimento exitoso. Mezcla de moral Hip Hop con algunos experimentos minimalistas forzadísimos (alguien estuvo investigando a Haider Ackermann), y pobre construcción, la mayoría de los looks serían olvidables para cualquier diseñador y un completo fracaso para alguno consagrado. Sin embargo, el egotismo de Kanye West y la odiosidad que despierta departe de la prensa y gran parte del público (odiosidad el mísmo se busca, generalmente) mezclado con sus inmensas ganas de ser respetado por el mundillo de la moda, puede haber hecho que las críticas hayan sido un poco más duras de lo habitual. La colección es mala y rara, sin duda, pero no puedo dejar de pensar que quizás, si hubiese sido el producto de un diseñador un póco menos conocido interplanetariamente, podría, quizás, tal vez, en una de esas, haber sido incluso valorada.

No lo sabremos jamás. Por mientras, lo que podemos hacer es mirar la colección y generar nuestras propias conclusiones. Quizás hasta sea un éxito de venta, ahora que lo pienso. Quizás, incluso, la colección gane estatus de culto, y sea recordada para siempre.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta