Los “chavs”: Entre el lujo y la marginalidad

Los “chavs”: Entre el lujo y la marginalidad

Desde mediados del 2000 la cultura popular inglesa comenzó a notar un nuevo estilo que se caracterizaba por el culto a las marcas deportivas y también a ciertos diseñadores. Ropa ultra ancha, mucho oro y zapatillas fueron parte del look que de alguna forma es similar al que llevan los “flaites” chilenos, quienes ya son considerados una tribu urbana gracias a la portada de la revista Benetton y su perfil que recorrió el mundo; dejando de lado ciertos debates, el estilo traspasó fronteras y comenzó a ser considerado por la música, el cine y también la televisión.

Burberry sería el escudo de batalla de cualquiera de los llamados “chavs”, que en Wikipedia son descritos como “un estereotipo socio cultural que proviene de la parte más pobre de la ciudad y que se caracteriza por quebrar el sistema con sus vicios y a veces con delincuencia”. Pero enfocándonos en el estilo, el fenómeno creció y fue parte de reportajes de periódicos y revistas ingleses, se coló en el look de Lily Allen en sus inicios – la joyería dorada pesada y las zapatillas es directa herencia de los “chavs”-, apareció retratado en la película “Kidulthood” (2006), donde un grupo de estudiantes hacen de todo menos estudiar, y también formó parte de un bullado sketch de “Little Britain”, una serie inglesa cuya personaje Vicky Pollard se juntó con Kate Moss para representar una escena al más puro estilo “chav”, vestidas con chaqueta Adidas, las zapatillas, las joyas y la cola de caballo bien alta.

Si los “wachiturros” la rompen en Argentina, en Inglaterra sus equivalentes serían los “chavs”. El estampado de cuadros Burberry está tan arraigado en su look que una banda musical que cultiva el estilo llegó al nivel de transformar un auto en el “Chavalier”, estampando el diseño escocés en un modelo Vauxhall Cavalier. Sin embargo, hay quienes dicen que el status de la marca se vería afectado por esta masificación, mientras los “chavs” no aceptan imitaciones y compran todos los accesorios y ropas originales, reportando bastantes ganancias para la industria de la moda. Aunque este debate sea eterno –algo similar ocurre por estos lados con Lacoste y otras firmas-, lo cierto es que artistas como la chica hip hop Lady Sovereign siguen causando sensación y abrazando las raíces “chav” que los vio nacer, en una verdadera mezcla entre la cultura gangsta, el lujo y también los problemas sociales.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta