El destape del cuerpo a principios los 70: el “rebelarse revelando” (Segunda parte)

El destape del cuerpo a principios los 70: el “rebelarse revelando” (Segunda parte)

En el artículo de la semana pasada se presentó el trabajo de Rudi Gernreich que revolucionó la década del 60 y principios de los 70, debido al destape del cuerpo en sus propuestas aludiendo a que la piel puede aparecer como textura en el vestuario, como parte de la prenda.

A mediados de la década del 60 Gernreich creó el “No-Bra”, cuya traducción es “sin sostén” el cual fue fabricado por Lily de Francia. La pieza se construyó en tela nylon suave, sin alambres y revestimientos de cualquier tipo con un clip de metal en la parte delantera del sujetador y una estrecha banda elástica, en la parte inferior, que rodeaba la caja toráxica. Esta prenda cambió rotundamente la concepción de la ropa interior femenina ya que la trasparencia de la tela generaba que la forma del busto quedase al descubierto, he ahí su nombre. Fue una prenda revolucionaria, pues además postulaba y permitía que el busto quedara contenido sin alterar su morfología natural, constituyendo así una de las prendas hito de la liberación femenina de la década del 60.

La propuesta de este sostén fue tremendamente aceptada por las mujeres de la época, que a diferencia del monokini (revisado el Domingo anterior), se vendió muy bien constituyendo un éxito comercial para el diseñador.

El sostén “No-bra” también fue generador del traslado de Peggy Moffitt (la musa de Gernreich) a Nueva York, donde, en el estudio de Richard Avedon, conoció a otro “modernista del vestuario” de la época, el estilista o más bien”diseñador de cabello”, Vidal Sassoon. Meses más tarde, en Los Angeles, ella le presentó a Gernreich. Los dos se hicieron amigos inmediatamente dando origen a las colaboraciones mutuas en la creación de nuevos cortes de cabello y vestuario.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta