Prendas Emblemáticas: El frac

Prendas Emblemáticas: El frac

Hace un par de semanas, comentábamos la historia del traje de novia y su devenir histórico, tanto en su uso, como en los distintos cambios que fue adoptando. Es por esto, que esta semana queremos contar la historia del clásico traje masculino y a mi parecer uno de los más bellos, el frac.

Los primeros frac que registra la historia, aparecen por primera vez el año 1785, en la revista de moda francesa Cabinet de modes ou les modes nouvelles, pero este traje era de color verde y fue usado en la Francia revolucionaria. Se cuenta que desde París se extiende por toda Europa y de hecho el término usado en castellano es una adaptación del francés “fraque”, del cual se cree proviene del alemán “frack” o del inglés “frock”.

La historia cuenta además, que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el vestuario masculino solía ser muy sobrio y pulcro, tanto en los países de Europa occidental como en América. Por esos tiempos los modelos provenían en su gran mayoría de París, donde eran creados y ejecutados.

El frac se compone de una chaqueta que en su parte delantera llega hasta la cintura, y por detrás cuenta con dos faldones, los cuales se encuentran separados entre sí y llegan hasta la altura de las rodillas (en su parte trasera). La camisa es de cuello muy duro, subido y almidonado, con puño de doble ojal, para los gemelos. Además, cuenta con un chaleco ajustado el cual es usado de color negro para asistir a un acto religioso o académico y debe ser usado en blanco para el resto de los actos, siendo esto una regla general.

De esta forma, podemos observar que la presencia de este traje de etiqueta aún perdura en el paso del tiempo y su uso porta un ceremonioso acto de preparación. Este clásico traje, tiene como objetivo ser parte de grandes ceremonias y además de distinguir el clóset de un clásico caballero.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta