Prendas Emblemáticas: Traje de novia

Prendas Emblemáticas: Traje de novia

El vestido de novia ha sido un atuendo que a pesar del paso del tiempo, se mantiene casi intacto en su morfología y expresión. Una gran parte de las mujeres han pensado alguna vez en aquel modelo que lucirán ese gran día, por lo tanto escogerlo supone gran importancia ya que éste simboliza nuestra entrega hacia otro y además la confirmación de ciertos votos morales.

Su aparición en la historia remite a los tiempos de Roma, donde las novias de ese entonces no recurrían aún a la fabricación de un vestido para la ocasión, sino que hacían uso de la túnica blanca usada a diario y ésta era adornada con un velo color púrpura y una corona de flores. Posterior a ésta época los lombardos, vestían a sus novias con una larga túnica negra adornada tan solo con un manto rojo.

La edad media por su parte, propone el uso de vestidos rojos, con decoraciones doradas, las cuáles representaban realeza y poder. Con la llegada del Renacimiento, el color pierde su importancia y es reemplazado por el bordado y la aparición de piedras preciosas, perlas y diamantes.

El vestido de novia como lo conocemos hoy en día, data del año 1840, momento en el que se produce la boda de la reina Victoria y Alberto de Saxe-Coburg. Esta reina eligió un vestido de color blanco para la ocasión y ésta elección fue seguida por muchas novias de la época y así muchas otras continuaron su uso a través del tiempo. Así, el vestido blanco vino a simbolizar la pureza del corazón y la virginidad de la novia.

De esta forma, en las dos primeras décadas del siglo XX, el color de moda en el vestido de novia ha sido el blanco pero supone ciertos cambios que se reflejan en la evolución del vestido, los cuales son reflejados en el acortamiento de las faldas en los años veinte o la utilización del traje sastre en los treinta y así llegar a el minimalismo de los noventa o el eclecticismo actual, dejando en claro que pese a las modificaciones que pueda tener o la presencia de elementos decorativos, el blanco es el color insigne de este traje, aunque hoy no pretendamos vestirlo para representar pureza.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta