Cuidado para tu ropa

Cuidado para tu ropa

Real Simple reunió un consenso de expertos sobre qué tan frecuentemente necesitamos lavar nuestra ropa. Si no tienes claro el cómo y cuándo lavar tus poleras, pantalones y chaquetas, revisa este útil manual que te enseñará ciertos tips para que no botes a la basura esas prendas que no logras limpiar y que se desgastan muy rápidamente.

Sostenes:

¿Cada cuando lavar? Después de 3 o 4 usos.

Lo que debes saber: Los sostenes no entran en contacto directo con las axilas, por lo que pueden soportar unos cuantos usos. Eso sí, necesitan 24 horas de break entre cada uso para que los elásticos se recuperen, por lo que puedes probar este sistema de rotación: alinéalos en un cajón. Por la mañana, toma un sostén de la parte delantera de la fila, para, en la tarde, enviarla a la parte atrás.

Excepción a la regla: ¿Sudas mucho? Entonces, lávalos diariamente con un jabón suave. “La transpiración desgasta el elástico, por lo que mantener un sostén limpio, aumentará su vida útil”, explica Jennifer Manuel Carroll, dueña de la firma de lencería Seattle Bellefleur.

Jeans:

¿Cada cuando lavar? Después de 4 o 5 usos.

Lo que debes saber: Las mezclillas de calidad son excelentes para enmascarar la suciedad- lo que es algo bueno, ya que sobre-lavar un jeans puede causar un desvanecimiento del color. Para conservar el color original de tus jeans, mételas a la lavadora con agua fría, dando vuelta la prenda, y evitando a toda costa la secadora.

Excepción a la regla: Para los jeggings, o jeans con mucho spandex, es recomendable que los laves después de cada uso, así no se forman unas bolsas al nivel de las rodillas.

Pantalón de vestir:

¿Cada cuando lavar? Después de 4 o 5 usos.

Lo que debes saber: Seguramente utilizas esta prenda para estar en una oficina con aire acondicionado. Si este es el caso, siéntete libre de utilizarla varias veces, sobre todo aquellos pantalones de mezclas sintéticas y que repelen manchas. Si hace parte de un conjunto chaqueta-pantalón, lava ambas prendas en seco, para que una no se desgaste más que la otra.

Excepción a la regla: Puedes usarlos en mayor medida, siempre y cuando te cambies de pantalón una vez que salgas de la oficina.

Chaquetas y Blazers:

¿Cada cuando lavar? Después de 5 o 6 usos.

Lo que debes saber: Normalmente, superpuesta sobre una blusa o polera, no requieren de mucho mantenimiento. Pero de igual manera, una chaqueta puede retener olores (fritura, cigarro, etc), entonces antes de guardarlas en tu closet, debes dejarla un tiempo ventilándose cerca de una ventana.

Excepción a la regla: Periódicamente debes revisar las áreas de mayor fricción (cuello, puños y solapas) en busca de signos de suciedad.

Shorts:

¿Cada cuando lavar? Después de 2 o 3 usos.

Lo que debes saber: los algodones de colores claros son más vulnerables a las manchas. Utiliza un detergente potente para remover las manchas después de cada uso, si es necesario.

Excepción a la regla: Si tus short están hechos de telas resistentes a las manchas, puedes prolongar su uso en una o dos posturas más. Nunca utilices suavizante, ya que disminuyen la eficacia de la tela.

Pijamas:

¿Cada cuando lavar? Después de 3 o 4 usos

Lo que debes saber: Se recomienda cambiar de pijamas el doble de veces que cambias las sábanas. “La gente no se da cuenta de cuánto transpiran en la noche”, comenta Elisabeth Scott, codirectora de Simmons Center. “También liberamos millones de células de la piel mientras dormimos”.

Excepción a la regla: ¿Te duchas justo antes de acostarte? Si la respuesta es Sí, puedes aumentar el uso de tu pijamas en una o dos noches más. Sin embargo, si la tela de tu pijamas está hecha de seda, que absorbe mucho más que el algodón, deberías cambiar tu pijamas diariamente.

Faldas:

¿Cada cuando lavar? Después de 4 o 5 usos.

Lo que debes saber: Lo más probable es que no hagas nada agotador con una falda, por lo que puedes usar la misma varias veces. Sólo refrescar las faldas que no sean de seda, con diez minutos en una secadora, es lo que aconseja Steve Boorstein, invitado en el dvd Clothing Care: The Clothing Doctor’s Secrets to Taking Control.

Excepción a la regla: Puedes ser más indulgente con las faldas que siguen una línea A, y que no tienen mucho contacto con el cuerpo. “Pero los blancos y sedas son propensos a la decoloración y deberían ser lavados después de cada uso”, dice Brian Sansoni, vicepresidente de The Soap & Detergent Association, en Washington D.C.

Trajes de baño y Bikinis:

¿Cada cuando lavar? Después de cada uso.

Lo que debes saber: La sal y el cloro desintegran las telas y achican los trajes de baño prematuramente. Lávalos a mano con agua fría y con detergente suave (Ej: Popeye), limpiando a fondo y sacando el olor a cloro. Sécalos al aire libre.

Excepción a la regla: Ninguna. Aunque hayas puesto un solo dedo en el agua, los trajes de baño, al igual que la ropa interior, son prendas íntimas, que absorben los aceites para el cuerpo, las bacterias y olores. Mejor lavarlos todo el tiempo.

Tops y Vestidos:

¿Cada cuando lavar? Después de 1 a 3 usos

Lo que debes saber: Tres maneras de guardar estas prendas para llegar y usar: No exageres con tu desodorante- Prevenir las manchas de desodorante con una camiseta por debajo- Revisar la prenda de cerca, ya que el planchado sella las mancas a la tela.

Excepción a la regla: Una vez más, los blancos y las sedas necesitan una limpieza después de cada uso. Y si tu vestido es formal, o semi-formal, es recomendable lavar en seco después de ponértelo, ya que no quieres que ninguna mancha se quede impregnada durante las semanas o meses en que no lo usarás.

Poleras, camisetas y sudaderas:

¿Cada cuando lavar? Después de cada uso.

Lo que debes saber: Trátalos como ropa interior. “Ajustados y absorbentes, estas piezas básicas aáden vida a blusas, sweaters y chaquetas de más valor”, dice Corinne Phipps, fundador de Urban Darling, una firma de consultoría de vestuario de San Francisco. Lavar en agua caliente.

Excepción a la regla: Atenerse a la regla de las “cuatro horas”. Si usas una polera durante poco tiempo, no hay necesidad de ser tan rígido. “Está bien devolver una camiseta apenas usada en el cajón, de vez en cuando”, dice Salinger.

Dibujos de Aimee Miller.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta