La masificación en 1960 de la prenda más democrática: el jeans

La masificación en 1960 de la prenda más democrática: el jeans

Es tal vez la prenda infaltable en cualquier closet o armario. Su resistencia y comodidad en el uso la han convertido en el básico de básicos, cuya postura es absolutamente transversal en cuanto a grupos etarios y culturas. Popularizada en pleno movimiento “rocker o greaser” de los 50’s (ver artículo) es a mediados de los 60’s que esta prenda, la más democrática de todas, es aceptada por completo socialmente. He aquí su origen.

Los jeans, tejanos o pantalones vaqueros fueron creados por Levi Strauss y Jacob Davis en 1873. Levi Strauss se instala en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, y abre una tienda de vestuario para mineros. En un principio diseña unos pantalones de lona (la misma utilizada para carpas y equipamiento de camping), de color café, que al ser más resistentes a la fricción y las condiciones en que trabajaban los buscadores de oro, comienzan a popularizarse y ser cada vez más buscados.

Luego Levi Strauss importa, desde Francia, aquella tela fabricada desde el siglo XVII, el tejido de denim y los pantalones comienzan a ser confeccionados con esta materialidad. El textil era traído por marineros genoveses que la teñían con un azul índigo, de la India; a raíz de aquello la tela comenzó a llamarse “el azul de los genoveses” derivando luego en “blue jeans”, nombre popular con el que se bautizó a los pantalones de Levi Strauss. Las nuevas prendas, con su característico color azul, tiradores y tres bolsillos (a los costados y uno detrás), resultan un total éxito y comienzan a ser requeridos por mineros y también por granjeros, vaqueros y obreros ferroviarios, que encuentran en ellos un importante ahorro económico, al poder contar con una prenda más duradera, práctica y cómoda, por la módica suma de un dólar con cincuenta.

El sastre que confeccionaba los pantalones para Strauss, Jacob Davis, ideó el reforzar las costuras y los bolsillos con remaches de metal, para hacerlos más durables aún, y así evitar el gasto en remiendos y parches, aunque solucionar el problema de costura implicaba más tiempo en su fabricación. El 20 de mayo de 1873 ambos tramitan la patente de los nuevos pantalones de tela de denim, que tenía bolsillos reforzados con remaches de metal y tiradores, bajo el número de inscripción 139.121 en el Registro de Patentes de Estados Unidos. En el año 1908, la etiqueta del modelo “The Two Horse” se registra en varios países a inicios del siglo XX, incluso en Japón y, en 1918, Levis & Co. crea su primer producto para mujeres, denominado “Freedon-Alls”. Este era una túnica con pantalón ancho que proporciona más comodidad y libertad de movimiento, en comparación con el restrictivo vestuario de la época. Es importante destacar que dos años después las mujeres adquieren el derecho al voto en Estados Unidos.

Los pantalones jeans fueron usados durante la última parte del siglo XIX por granjeros, vaqueros, mineros y obreros, pero en el siglo XX, comienzan a ser introducidos en la confección del vestuario de los soldados, y con las guerras mundiales, llega el jeans a Europa. Pero la masividad de los pantalones vaqueros o tejanos, se da hacia la mitad del siglo XX. Primero comienza a ser usado por los jóvenes como signo de rebeldía y descontento con la sociedad de sus mayores. En los cines, en salones de baile, en fiestas, en la iglesia, estaba prohibida la entrada vistiendo jeans. Cuando algunas estrellas de Hollywood y músicos se mostraron públicamente vistiendo también esos pantalones usados por los obreros y mineros (pertenecientes a las clases bajas), como por ejemplo Elvis Presley, Marilyn Monroe y Marlon Brando, comenzó la aceptación social de esta prenda. En 1969, el jeans Levi’s es la opción de la generación hippie y de la mayoría de las 500.000 personas que asistieron al mayor festival musical de la época, Woodstock, que utilizaron la prenda como un símbolo de su tiempo.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta