La influencia del look Bardot

La influencia del look Bardot

No hay revista que no haya incluido a la actriz en su lista de íconos de la moda; tampoco, producción de moda que no haya recreado su look, o actriz/modelo/cantante que haya tratado de imitarla en alguna fase de su carrera. Quizás todos estamos de acuerdo en que Brigitte Bardot es una de las actrices más influyentes del mundo, aunque no precisamente por sus actuaciones, sino más bien por su inconfundible imagen: inocencia y lujuria mezclada con labios rojos, pelo aleonado y delineador negro. A veces con un top rayado y cintillo, otras con vestidos que dejaban en claro que su cintura de avispa era un regalo a envidiar, o simplemente, con sus mini vestidos mientras caminaba descalza en St. Tropez, su lugar favorito para vacacionar.

Es más fácil que hombres de todo el mundo, políticos, artistas, músicos o empresarios, hayan caído a sus pies por la belleza que irradiaba; pero que al mismo tiempo tantas mujeres quisieran imitarla, es todo un triunfo. Para la Bardot, no se trataba solamente de ser rubia y jugar a la chica sexy, sino de irradiar un estilo y seguridad que hasta hoy es destacada por la moda, mientras paseaba con un simple top y un pantalón negro pero aun así podía lucir como de un millón de dólares. Serge Gainsbourg la ayudó a explotar la faceta de cantante, con la cual se volvió más mod en su estilo y Paco Rabanne, entre otros, la vistieron para ello. El metal, las botas negras bien largas y el reinado de los ojos negros bien ahumados reinventaron la nueva etapa de la francesa, una que también ha dado material para portadas y fanáticas – entre ellas, Laetitia Casta, Faith Hill, Kylie Minogue, Kate Moss-, y que fue coronada con una fotografía inolvidable: B.B. sentada con sus piernas cruzadas usando sólo unas pantys negras. Y sí, la foto también ha sido reversionada hasta el hartazgo.

El revival de los ’60 y 70’s, de la mano de la estética vintage y el resurgimiento de los ídolos de ayer devolvieron a Bardot al sitial que merece. Aunque nunca se fue, si es revivida estéticamente cada década; en los ’90, las supermodelos aparecían en Vogue maquilladas como ella y con un look inconfundible gracias a Gianni Versace, que en sus desfiles y publicidad siempre convertía a las rubias como Claudia Schiffer en Bardots. Y si hablamos de comparaciones, la modelo alemana lanzó su carrera en base a la recreación del look de “Y Dios creó a la mujer” en los anuncios de Guess, mientras Lara Stone y Georgia May Jagger aprovechan el sex appeal propio para explotar la veta Bardot con óptimos resultados. Burberry también le rindió homenaje con Kate Moss enfundada en sus trenchs, mientras los tutoriales de YouTube o incluso en blogs enseñan a como delinear los ojos al estilo B.B., y de paso, robarnos un pedacito de su añorada imagen.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta