Esto ya fue/ Cuando la tendencias mueren

Esto ya fue/ Cuando la tendencias mueren

(Si no han visto nunca la serie de comedia Portlandia, se las recomiendo encarecidamente. Más videos acá)

Aunque claramente no estoy aquí para hablar de series de televisión, el video de arriba es una interesante y clara muestra (chistosa además) de una parte del ciclo de las tendencias, el momento en que algo, para un grupo, ya pasó de moda.

A medida que las tendencias van popularizándose, generalmente pierden su valor en el grupo que las descubrió, o que las hizo populares, y de repente cosas que hace apenas dos semanas nos parecían deseables, consumibles, dignas de atención y de luchar por ellas (un vestido, unos zapatos, un Ipod, o un estilo de vida), un día, simplemente, ya fueron. Pasan de moda hasta el próximo turno, o más bien, pasan de moda para nosotros. Ese momento es cuando las tendencias pasan de fase hacia su próximo grupo.

Para entender esto de las fases, hay que confiar en aquellos que estudian el interminable tema de cómo se crean /se desarollan y mueren las tendencias, entre los cuales parece haber un consenso (con variaciones) de éste desarrollo. Se trata de una progresión de pasos que determinan, más o menos, cuales son los estadios que pasan las tendencias a través de su “vida” (vida que puede durar desde un par de semanas hasta años).

En un momento, por distintas situaciones, las tendencias se crean (creación que depende de un montón de factores y algo de suerte). Algunos creen que para que una tendencia sobreviva y se desarrolle debe haber un “catalizador”, un líder que conduzca la tendencia desde su creación hacia los grupos de influencia. Si ésta tendencia crece será adoptada por un grupo de gente, los llamados adoptadores tempranos (o early followers), quienes ratifican la tendencia y la ramifican a través del grupo social, hasta que ésta tendencia se vuelve mainstream. Una vez ahi, dependerá de varios factores el periodo de vida de la tendencia en ésta fase, pero todos los teóricos suelen indicar que una vez llegado a éste punto, las tendencias dejan de ser interesantes para los early followers (quienes ya estarán buscando nuevas tendencias que adoptar) y que, eventualmente, la única salida viable para esa tendencia es traspasar hacia los sectores más conservadores o menos influenciables de la sociedad, hasta ya ser usada por gente muy poco maleable por las tendencias o demasiado distraída para seguir la moda. Todo ésto, teniendo en cuenta que las tendencias pueden ser desde un olor, un auto, un condimento, hasta una forma de atarse los cordones, y el contexto social puede ser un curso de 2º medio, un grupo de señoras mayores o la humanidad completa. Lo interesante aquí es ver, en cual grupo solemos estar nosotros. ¿Somos catalizadores? ¿Somos early followers? ¿Somos mainstream puro y duro?

Sin duda, todos hemos sido alguna vez el personaje de Fred Armidsen (el hipster con expansiones). Todos hemos dicho “Iba mucho a bailar ahí, pero se llenó de …… (elija su grupo social odiable de preferencia)” O “Yo usaba pantalones a la cadera, pero los chacrearon las ……..” (ídem).

Todos tenemos dentro esa pequeña persona snob, que siente que descubrió las tendencias y que, por el sólo hecho de haberlas seguido, siente que le pertenecen. Sin ir más lejos, yo me adjudico haber descubierto a Alexa Chung (tengo pruebas), pero volviendo al punto, todos somos parte del ciclo, ya sea como los jueces cuando una tendencia está en las últimas , o como alegres seguidores junto con la mayoría cuando una entra a lo mainstream. Y aunque queramos ser siempre de los primeros (y juremos que lo somos) lo más posible es que alguien ya esté mirando nuestros primorosos zapatos recién comprados con gesto ceñudo diciendo Ayyyy, esos zapatos ya fueron.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta