La última Vogue de Carine Roitfeld

La última Vogue de Carine Roitfeld

No hay plazo que no se cumpla. Ésta edición, la de marzo 2011 de Vogue Paris, es la última con Carine Roitfeld como editora en jefe de, quizás, la revista de moda más influyente del mundo.Y a pesar de que sin duda es un gran número, lleno de todo lo que amamos de Vogue Paris (vanguardia, fotógrafías de primera, lujo, exceso y supermodelos) creo que quedé con un ligero gusto a poco depués de revisarla. Quizás es porque, en éstos diez años en que Carine fue la mujer fuerte de la revista, en cualquier edición de la revista pudimos encontrar fotografías, modelos, dirección de arte y vestuario, locaciones, etc, que nos dejaron con la boca abierta. En todo caso, éste número se mantiene con ésa misma calidad, vamos con algunos puntos altos de ésta, la edición final de la Sra Roitfeld:

Comencemos por la tapa. Sin duda, una de las más simbólicamente cargadas del último tiempo. Una modelo desconocida pero experimentada, la danesa de 29 años Saskia de Brauw, (una de las últimos descubrimientos de Ricardo Tisci , de Givenchy) Nos mira a través de una pantalla, con un gesto entre triste y elegante, que será la perfecta pista para lo que veremos después.

La primera de las editoriales de la revista, Miss Vogue, protagonizada por Carmen Kass y fotografiada por la argentina Paola Kudacki, es perfecta para sintetizar los años Roitfeld: Simplicidad mezclada con sofisticación, una producción de moda que combina elementos impensados y que puede combinar glamour, y seducción por partes iguales con elementos mínimos. Una gran modelo, linda luz, una pared mohosa y estamos.

Posteriormente, vemos a una de las chicas favoritas de la Sra R, Daria Werbowy, en una editorial que me recuerda mucho a otra, protagonizada por Natasha Poly, y aparecida en páginas de ésta misma revista hace 4 años. Hermosísimas fotos, sin duda, pero básicamente se trata de Inez van Lamsweerde & Vinoodh Matadin plagiándose a si mismos.

Como editorial principal, tenemos la llamada Coeur a corps perdu, donde Daphne Groeneveld y Saskia de Brauwn, fotografiadas por Mert Alas & Marcus Pigot recrean una ¿Película erótica de los setenta?, ¿Fantasía onírica de Carine Roitfeld? Obviamente, cualquiera de éstas dos, entre muchas, puede ser la alternativa correcta. Sin duda, lo que nos encontramos es con una producción en igual medida sexy y perturbadora, tal como han sido muchas anteriores de Carine y lo que parece ser su especialidad.

Para finalizar, no quería dejar de destacar la bellísima producción de Belleza, también fotografiada por Inez Van Lamsweerde & Vinoodh Matadin. Con elementos muy simples y bien elegidos (más un maquillaje e iluminación perfecta) logran algunas de las páginas más lindas que he visto hace mucho.

Ah! Y para aquellos que quieran tener la última edición en PDF, aquí les dejó un link para que puedan tener la revista íntegra (incluyendo el adorable suplemento de niños) para siempre, al menos en formato digital. De nada!

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta