El cocooning y las tiendas de ropa

El cocooning y las tiendas de ropa

Hace unas semanas comentamos sobre el Foro Raíz Diseño y las Macrotendencias que se vienen en la temporada 2011-2012. Entre ellas, existe un concepto que ya se está comenzando a notar, el cocooning, que alude al hecho de vivir en una sociedad donde las personas se aíslan por cuenta propia y prefieren mil veces la comodidad de su hogarque circular por las calles o lugares donde además la inseguridad es un tema cada vez más importante.

El impacto de esta reacción, que surgió en los ’90 como respuesta a la invasión tecnológica y a los estímulos individualizados que encontramos tan cotidianamente en internet, no se ha hecho esperar. Las tiendas, cafeterías y lugares pensados para reuniones sociales cada vez más se están inclinando a construir espacios moldeados para asimilar la comodidad de los hogares, dejando de lado el minimalismo frío y limpio que imperó hace algunos años. Sillones cómodos, mesitas de café rústicas, espacios simples pero atractivos, cuyo objetivo es que los consumidores se queden el mayor tiempo posible en ellos.

Los showrooms y boutiques han traducido esta tendencia de diferentes maneras. La marca inglesa Dunhill, creada a fines del siglo XIX y que es sinónimo de la elegancia tipo James Bond, abrió sus puertas en una gran casona ubicada en Londres, donde se encuentran grandes bibliotecas, mesas antiguas e incluso una barbería dentro de sus pisos. En Shangai, la sucursal también replicó la idea: abrió una enorme propiedad que también incluye adornos en madera, vitrinas con accesorios propios de una casa y sillones con alfombras, en una de las ciudades donde las tiendas se caracterizan por tener luces, tecnología y grandes pantallas para llamar la atención.

La nueva tienda de Missoni en Beverly Hills también está orientada hacia esta tendencia, con sofás y cojines cómodamente posicionados en medio de una gran alfombra de cebra en medio de las prendas y probadores. En Malasia, la boutique Moca reparte su mercadería en una casa que incluye una estructura de cocina y pieza, al estilo de decoración personalizada. Pero es Merci, una tienda que abrió sus puertas en Paris en marzo, la que llevó más lejos este concepto: incluye grandes sofás y pufs, junto a plantas como enredaderas e incluso una cama en medio de sus pasillos donde la ropa es el producto que ofrecen. Y con toda esta idea, recordé una de las escenas más representativas del cocooning en los medios: el capítulo de “Sex and the City” cuando las 4 neoyorquinas van de bares a Bed, un sitio de moda que precisamente se caracterizaba por reemplazar las mesas por camas.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta