V magazine: Who cares about age?

V magazine: Who cares about age?

Y en verdad, a quien le puede importar la edad cuando uno puede verse asi de bien a los 61 (como Sigourney Weaver), a los 64 (Como Susan Sarandon) , o incluso a los 72 (Como Jane Fonda)?

Esta es la idea central que domina a la V magazine en su edición numero 68, mostrando a las tres actrices en portadas opcionales,  y siendo fotografiadas por la pareja de fotógrafos super estrella Inez van Lamsweerd & Vinoodh Matadin, en fotos que a mi personalmente, a mis veinti-xxx años, me dan una mezcla de envidia sana y admiración.  Y no lo digo porque a los 60 o 70 años parezcan de 30, ni nada de eso, lo que a estas alturas sería una más de tantas muestras del uso entusiasta, alegre e irresponsable del amigo Photoshop. Las fotos (al menos lo que podemos ver en su versión digital) demuestran mujeres maduras, con arrugas y bolsas (atenuadas, seguro), pero que ni por un segundo, les quitan belleza.

Es cierto, estas tres mujeres han tenido a su disposición todos los avances de la ciencia que el dinero puede comprar a la hora de hacer más leve el envejecimiento, sin embargo, creo que lo que se logró en estas fotografías es transmitir la sensación de que estas 3 mujeres son bellas por su edad, no a pesar de su edad. Sabemos, sin duda, que las tres fueron grandes bellezas desde muy jóvenes, y que esta es una característica que sin duda definió sus vidas. Sin embargo las tres lograron sobreponerse a eso, dejando en claro en que eran un poco más que las miles de belezas anónimas sin más contenido que quedaron olvidadas en el tiempo. Y ahora, en sus años más avanzados, se sobreponen a los años con algo más de  elegancia que sus contemporáneas (cuando lo más fácil hubiera sido caer en la histeria másiva de las reconstrucciones de cara ) y nos resfriegan a las jovencitas no solo lo bien que se ven, sino además la sabiduría tranquilidad y paz interior que le han dado los años.

En todo caso, y siendo sincera, lo que más me gusta de esta editorial es que  me puse a pensar en que, en realidad,  las mujeres que admiro no son actrices bien conservadas, sino aquellas mujeres que conozco personalemente, y que  sin ser necesariamente una vieja mina ni una MILF, tienen también ese tipo de belleza que sólo da el haber vivido bastante, bien y disfrutar la vida. Parece que, en algún momento, todas las preocupaciones tontas que tanto nos importan a cierta edad, desaparecen y sólo queda la seguridad de ser quien uno es y que no es. Una maravilla, no?

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta