Fotógrafos: Gaspar Cabrera

Fotógrafos: Gaspar Cabrera

Este fotógrafo chileno nacido el año 1975, ha sido lo que llamamos un “patiperro”; viene recién llegando al país después de un largo recorrido por Argentina, España, Nueva Zelandia, USA y Japón, y por su espíritu libre, aún no sabe si se quedará acá. Dice que, si tiene algo que pueda aportar y aprender aquí, puede que se establezca; dice que en tanto pueda cumplir con sus ideas, no hay razón para buscar otro lugar. Gaspar Cabrera, dice muchas cosas. VLC, quiso saberlas.

¿Cuánto tiempo llevas en el mundo de la fotografía, y cómo llegaste a él?

De manera oficial, con una visión más dirigida, alrededor de 6 años. Sin embargo mi acercamiento a la fotografía comienza probablemente durante mi niñez, admirando imágenes en libros, tanto pintura como fotografía, aunque la mayoría de las imágenes de ese entonces provenían de lectura. Más tarde, durante mi adolescencia hice un pequeño intento de acercamiento más concreto y estudiado, aunque realmente, mirando hacia atrás, no había mucha claridad en mi intención, con lo cual, por circunstancias adversas, lo dejé de lado después de un par de años. Bastante más tarde lo retomé; cayó en mis manos una pequeña cámara digital de tan baja resolución que para lograr las imágenes tal como las imaginaba, tenía que recurrir a muchas horas de retoque. Con el tiempo, comencé a escribir tutoriales para una revista en Inglaterra, de ahí a conseguir trabajos retocando fue un paso y de ahí a conseguir mejor calidad de equipo fotográfico, un par más.

¿Por qué tu página se llama “Takui Neko? ¿Es tu nombre artístico? De ser así, ¿por qué lo escogiste?

En el desarrollo de los eventos, el nombre surgió mucho antes que el volver a la fotografía, vivía en California por ese entonces, estaba muy centrado en poder viajar a Japón y en algún momento, al crear un nombre de email, apareció la idea del nombre. Takui es una especia de ser mitológico, un poco también mezclado con cultura pop, una especie de Arpía versión masculina, una entidad protectora, sin embargo. Y Neko no significa mas que Gato en Japonés. La combinación de “hombre pájaro” y “gato” en una sola alma, me parecía apropiada en tanto describía bien los contrastes anímicos que sentía en mi interior. Lueg,o apareció el tema fotográfico y el nombre me sirvió, más que de nombre artístico, como una especie de alter ego. Takui podía hacer cosas que probablemente yo no hubiera podido.

En tu web, planteas que eres un fotógrafo que “trata con la realidad, pero la mayor parte del tiempo lucha contra ella”, ¿Qué te llevó a decir esto y cómo crees que se plasma en tu trabajo?

Sí, en mi página use la palabra “struggle”, más que en el sentido de lucha general en el sentido de “esfuerzo por liberarse de una atadura o resistir un ataque”. Creo que siempre he tenido una gran sensación de separación entre lo que es la imagen y lo que es la realidad, existe ahí, para mi, un elemento misterioso. Un algo que por un lado es posible captar interiormente en lo que existe afuera y lo que con los sentidos físicos se puede captar de lo físico. El elemento cualitativo, supongo, de algunas cosas. Y muchas veces esas percepciones son dispares, incongruentes tal vez. El esfuerzo, en mi trabajo, ha sido aunar esos dos elementos, el percibido interiormente, el imaginado, con el exterior, agregar al exterior un poco de lo imaginado y agregar al interior un poco de lo “real” de aquello que todos podemos percibir.

¿Cómo definirías tu forma de hacer fotografía, es decir, tu sello o mano fotográfica?

Esa es una pregunta difícil. Son tan dispares en muchos sentidos los elementos fotográficos con los cuales trabajo. Puedo hacer un intento más bien fragmentado, pero no creo que pueda hacer una definición. Algunos conceptos que tendría que incluir son Realismo Oscuro. Cuenta cuentos también, pero no el de cuentos de hadas, ni realismo tampoco. Narrativa quizá sea más exacto; tomo la realidad percibida, la transformo y cuento una historia. Quizá fabulista, sería una definición cercana.

¿En qué te inspiras al momento de empezar una sesión?

Hay una inspiración previa a la sesión, generalmente suele ser así, existe siempre como elemento denominador común esta visión semi fantástica de la realidad, mitológica de cierto modo. A esa inspiración se añade la inspiración que produce la persona a la que estoy fotografiando y o en el resultado que se espera de la sesión. Al encontrarse estos elementos aparece generalmente una tercera inspiración, la particular de esa combinación, de ese momento, ahí se hace única, una hija de esos elementos.

¿Prefieres el trabajo en estudio o en exteriores? ¿Por qué?

Prefiero una combinación de ambos, hay elementos tan inexistentes a veces en mi imaginación que me es más expedito hacer el trabajo en estudio y después añadir los elementos de ambiente digitalmente que encontrar el lugar en el mundo en donde ese ambiente exista. Al mismo tiempo, hay muchos elementos en exteriores que, con un poco de desdoblamiento, calzan perfectamente con mis ideas. Todo depende del trabajo en cuestión y la necesidad del resultado. Al mismo tiempo, por mi manera de trabajar, generalmente con un par de flash de mano, disparadores inalámbricos y luz natural no hay una diferencia sustancial en la forma en que lo haría en estudio o exteriores. En el momento de hacer una sesión, realmente me siento en un mundo tan particular que sea donde sea, es un mundo en si mismo, donde la noción de estudio o exterior pierde sus límites.

Pareciera que cada trabajo que haces tuviera su propia personalidad, ya que son fotografías sumamente distintas por ejemplo, podemos encontrar algunas con una estética más bien ruda y fuerte, mientras que otras son suaves, casi angelicales ¿Qué te lleva a elegir el tono de la sesión? ¿Existe alguna de esas tendencias con la cual te guste más trabajar, o te sientas más cómodo?

Es verdad, supongo que esa percepción del resultado es congruente con la idea general de mi manera de trabajo. El tono de la sesión está determinado por la idea, por las posibilidades que ofrece tanto la idea como la persona a quien esté fotografiando, muchas veces en una misma sesión puedo intentar mostrar varios aspectos, tanto de la idea como de la persona, creo en ese sentido, que todos nosotros tenemos un algo de ese elemento, entre demoníaco y angelical, a veces una cierta expresión se percibe de una u otra manera sólo por el cambio de colores, tonos y ambiente, aún siendo la misma expresión.

De esas tendencias me ha gustado trabajar con el lado oscuro, no para aconsejarlo, pero sí para poder observarlo mejor. Naturalmente, me siento afín con el lado oscuro aunque no me complazco en ello. Creo que ha sido más bien una especie de autoconocimiento, tomar ese elemento oscuro y de alguna manera, intentar armonizarlo en su conjunto.

Al momento de escoger un tipo de maquillaje, modelo o locación, ¿Existe algo a lo cual recurras usualmente?

Sí, creo que uno de los elementos recurrentes en cuanto al maquillaje y modelos es que siempre permito que haya una interacción entre las personas y la idea de la sesión. Permitir ese espacio en donde cada uno aporte una parte, no solo en la buena disposición sino también en el aspecto creativo de la imagen es un elemento recurrente.

Ese elemento extra, más allá de mi propia imaginación, la parte creativa del otro, es algo que siempre me ha gustado involucrar en mi trabajo, quizá por eso también las imágenes resultantes tienen cada una particularidad que de ser solo yo el creador, no tendrían.

¿Qué piensas sobre la Fotografía de Moda en Chile? ¿Hay algo que te gustaría aportar?

Hasta donde he visto, al menos en las publicaciones más conocidas o de mayor tiraje, hay muchas imágenes que me parecen excelentes técnicamente, pero menos interesantes desde un punto de vista creativo, menos interesantes en el sentido de que se asemejan a veces unas con otras y sobre todo, se asemejan a algunos tipos de imágenes que son populares de moda internacionalmente, no sé si hay un elemento específicamente chileno en cuanto a estilo. Aunque hay gratas excepciones, creo que aun, al menos a nivel de grandes publicaciones, hay una cierta homogeneidad con las publicaciones internacionales. Sin embargo, desde otro punto de vista eso muestra que, sin duda, la fotografía y los fotógrafos de moda en Chile no tienen nada que envidiar a sus pares internacionales.

En cuanto a aportar, me gustaría mucho poder ayudar a los diseñadores en ciernes, a los independientes, a los que tienen deseos de poner lo personal, individual en el mundo. Creo que es ahí donde surgen cosas nuevas, que es ahí donde a veces es más sencillo adquirir estilos propios, propuestas no restringidas más que por la propia creatividad.

¿Qué proyectos tienes para el 2011?

Para variar, mis proyectos son disímiles y duales, pero en cuanto a la fotografía, quisiera poder realizar más y más trabajos con diferentes personas y diseñadores, la variedad y el contraste siempre me ha llamado la atención. No puedo decir algo más concreto al respecto, porque aunque tengo la idea general, me falta aun la particular, que será dada por aquellas personas y situaciones que encuentre durante el 2011: de ese encuentro, se verán los resultados.

Contacto:

www.takuineko.com

[email protected]

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta