La sorprendente vida de Yves (tercera parte y final)

La sorprendente vida de Yves (tercera parte y final)

La década de los 70’s en la vida de Yves Saint Laurent, es una instancia de fuertes contrastes. En 1974, con el apoyo y la colaboración de sus dos mejores diseñadoras, Loulou de La Falaise y Anne-Marie Muñoz, reapareció con una colección dedicada al Segundo Imperio que resultó ser un éxito, generando que aquel año la revista Time lo denominara “Rey de la moda”, dedicándole una portada. Lamentablemente en aquel período tuvo que hospitalizarse varias veces, víctima de aquellas inestabilidades emocionales que lo aquejaban, esta vez ni siquiera el apoyo de su fiel compañero Pierre Bergé pudo sacarlo de su aislamiento en la gran vivienda que se había construido en Marrakech. La relación de ambos se termina en 1976, girando hacia una amistad de convivencia.

En 1983, el Metropolitan Museum de Nueva York inauguró una exposición dedicada a sus creaciones. Dos años después el Museo de Bellas Artes de Pekín desarrolló lo mismo, y en 1986 el Museo de la Moda de París presentó una retrospectiva del modisto desde 1958. El éxito de Saint Laurent fue tal, que a fines de los años ochenta, la empresa creada más de veinte años atrás ya contaba con más de 10.000 personas que trabajaban en 200 países y facturaba unos 360 millones de euros. Su notable trabajo fue varias veces premiado: recibió el galardón “Oscar Neiman Marcus de la Costura” en 1958, el “Oscar Harper’s Bazaar” en 1966 y a mediados de los años ochenta llegó el reconocimiento público a su labor recibiendo la “Legión de Honor ” de manos del presidente francés François Mitterrand. Sin embargo, el miedo al fracaso que lo rondaba cada cierto tiempo, jamás cesó.

Yves Saint-Laurent falleció en París el 1º de Junio de 2008, a la edad de 71 años, tras una larga enfermedad de cáncer cerebral. Algún tiempo antes creó junto a Pierre Bergé una fundación para la custodia y difusión de su legado creativo y días previos, formalizaron la extensa relación que tuvieron mediante una unión civil; lo más probable es que ésta fuese para solucionar temas vinculados a la herencia. Tras la muerte del diseñador, la colección de arte que habían armado juntos fue desarmada: Bergé comentó que tal conjunto se había formado como un proyecto de los dos que, al fallecer Saint Laurent, había perdido sentido. Se desarrolló una subasta de tres días, donde de los 733 lotes se vendieron 730. De la colección, el retrato de Goya se excluyó de la venta para ser donado al Museo del Louvre y Bergé se quedó con algunas obras de Andy Warhol (retratos de Saint Laurent y de su perro favorito).

Saint Laurent, a pesar de los altos y bajos, cumplió su objetivo, su fin en el hacer: generar obras de arte a través de sus propuestas. Aquello queda demostrado en que fue el primer diseñador de vestuario que ha expuesto en vida en un museo: el Metropolitan Museum de Nueva York.

Yves Saint Laurent, descansa en paz, pues tu obra ha trascendido.

Los invitamos a visitar la Biblioteca del Museo de la Moda, ubicada en Avda. Vitacura 4562, Vitacura, Santiago de Chile, de Martes a Viernes desde las 10.00 hasta las 18.00 hrs. Cuenta con una notable colección bibliográfica, donde podrán complementar lo entregado semana a semana en este segmento.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta