Historia y significado del color: Amarillo

Historia y significado del color: Amarillo

En VLC seguimos el recorrido por las principales características de los colores recordandoles que ya hablamos del Blanco y Rosado. Esta vez, nos encontramos frente a uno de los más alegres: el Amarillo.

A este color se le asocia con la juventud y el júbilo, así como también con la sabiduría e intuición, representando la perfección espiritual, la paz y el descanso. Tiene estrecha relación con el Sol, por lo cual ha sido muy importante para culturas de la Antigüedad que dedicaban su adoración a dicho astro. El amarillo otorga claridad, favorece la compasión y la creatividad. No obstante, cuando se usa demasiado o su brillo es excesivo, puede resultar muy estimulante para la mente y en consecuencia, alterar incluso hasta ser destructivo. También, en su vibración negativa se asocia a la cobardía, los prejuicios y el mal ejercicio del poder.

Zodiacalmente, se asocia a los signos Géminis y Leo (amarillo oscuro), Tauro (amarilo ocre) y Virgo. Es un color que incide profundamente en el chakra del plexo solar y de tal modo, estimula las facultades mentales de la persona que lo usa o a la cual se le aplica. Por ello, es de gran utilidad en casos de depresión, ya que ayuda a despertar el entusiasmo de vivir, la confianza y el optimismo. Asimismo, es muy positivo para la salud del cuerpo, en especial para la mente y el estómago, ayudando a equilibrar el tracto gastrointestinal.

Así, se trata de un color que utilizado correctamente, aporta a la felicidad. También, ayuda a ser organizado, a similar nuevas ideas, a comprender los diferentes puntos de vista.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta