Ajayu, un principio reflejado en el diseño boliviano

Ajayu, un principio reflejado en el diseño boliviano

Colaboración de Ariana Zeballos

El ajayu en la cultura aymara representa al alma, la fuerza que contienen los sentimientos y la razón. Este principio también refleja la dualidad de energías que equilibran al ser y a su convivencia con el universo.

“Para mí, lo que debería dar equilibrio en la vida son las propias relaciones humanas, cualquier tipo de relación, con tus hijos, tus hermanos, tu novio, tus amigas…”, afirma Vania Rodríguez, creadora de la marca boliviana de diseño de autor: La Espina.  La diseñadora ha explorado y trabajado el principio andino para finalmente traducirlo de manera visual en prendas, convirtiendo al Ajayu en su nueva colección otoño/invierno 2017.

Los colores tierra, nude y grises destacan la indumentaria creada a base de tejidos de punto y jersey de algodón. Vania Rodríguez también escogió el terciopelo y los paños de lana, ideales para vestir en esta temporada en la que las hojas de los árboles caen con el soplo del viento y los días permanecen más largos.

Desde un inicio, la marca sostuvo dirigirse al público femenino. En 2016, La Espina mostró por primera vez en las pasarelas una elaboración de diseño dirigido a hombres. Este año, la colección también hace partícipes a niñas y niños. Las prendas que reflejan la esencia y el equilibrio del ser han logrado complementarse y formar simetrías. Para poder transmitir al Ajayu, Vania trabajó con personas que tienen un vínculo genuino establecido.

La presentación de la colección

“Lo que tiene la topografía de La Paz en general es la belleza de que en un mismo lugar tiene diferentes tipos de vegetación, diferentes tipos de paisaje, diferentes colores de tierra, es bárbaro”, cuenta la proyectista.

Un bosque anaranjado y rocoso ubicado en la ciudad de La Paz fue el escenario en el que madres e hijos, parejas, hermanos y amigas realizaron la producción fotográfica de Ajayu. El fotógrafo argentino, Gustav Gegena, y el productor de moda boliviano,

Matteo Rocha, fueron convocados por La Espina para lograr algo magnífico.

El concepto de la producción ya estaba idealizado. “Natural, genuino y sin actuación” es el resumen del trabajo impecable que se consiguió comunicar según la diseñadora. “Reflejamos esto mostrando distintas relaciones humanas y de qué manera éstas complementan y equilibran nuestra vida, y cómo en este equilibrio también se encuentra nuestro ajayu”.

 

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta