La moda occidental en Asia

La moda occidental en Asia

Paul Poiret, uno de los precursores de la moda moderna y Cristobal Balenciaga, el padre de las siluetas actuales, compartieron además del talento una influencia superior a través de sus diseños: la asiática. Chinoiserie y Japonismo son dos conceptos que vemos plasmados a lo largo de sus colecciones, pero la primera gran influencia occidental que llegó a Japón fue la de otro grande: Pierre Cardin.

En 1957, uno de los pilares del Space Age de los ’60 viajó hasta Tokio donde llegó a convertirse en profesor honorario de Bunka, la universidad más antigua de Diseño en Japón. Allí, también se presentó en diversas fábricas de ropa, encontrando oportunidades de negocio con otras marcas y además, inspirándose en las líneas y estilos japoneses del street style. Por si fuera poco, en 1960 conoció a Hiroko Matsumoto y la transformó en su musa y modelo favorita, extendiendo su relación de amor con el país asiático. Sin embargo, Christian Dior fue uno de los precursores en realizar desfiles en Asia y para 1953, ya mostraba sus diseños influenciados por el japonismo en Tokio, con diseños bajo el nombre de Outamaro. Ese estilos se replican hoy con la colección 2017 de Maria Grazia Chiuri presentada en la misma ciudad, que cuenta con trajes que rinden homenaje al pasado de la casa.

Para 1979, llegó a Shanghai y Beijing a presentar sus colecciones, las cuales aun son un gran suceso en esos lugares. Es tanto el fanatismo de Asia por los diseños de Cardin que en 1982, el Sogetsu Kakain Museum organizó una gran retrospectiva celebrando sus 30 años de carrera, algo que ni siquiera el MET aun se ha atrevido a mostrar. Japón y otros países siguieron interesándose en los creativos franceses, como André Courréges. En 1978, la marca Itokin compró los derechos de Courréges pero no consiguió el éxito esperado y para los ’80, el diseñador ya no formaba parte de la Chambre Syndicale de la Haute Couture. Si hablamos de desfiles, pocos son tan espectaculares como el del propio Cardin el 2007 en el desierto de Gansu en China o el de Fendi organizado a lo largo de la Muralla China el 2007. En 1966, “The great fur caravan” fue una de las primeras editoriales en mostrar una historia ambientada en Japón, con Verushcka como protagonista y Richard Avedon como fotógrafo. Hoy, Japón y China son mercados imprescindibles para el lujo, que representan millones de dólares en ventas y por ello, cada vez más diseñadores se trasladan con shows y todo a esos lugares. Uno de los últimos será Nicolas Ghesquière con Louis Vuitton, firma que realizará su desfile en Kyoto el 14 de mayo para la temporada Cruise, aunque ya en años anteriores marcas como Armani y la misma Vuitton ya se habían presentado en Asia.

Fotos: Vogue, Zimbio.

Comentarios
Andrea Martínez Maugard
Andrea Martínez Maugard
Periodista y Magister en Comunicaciones. Creadora de Martirio's Way, un blog donde une la moda, la música y el cine, temas que mezcla de vez en cuando a través de sus posts en Viste la Calle.

También te puede interesar

Deja una respuesta