¡Yo quiero uno!

¡Yo quiero uno!

Me encontré con los diseños de Berber Soepboer y Michiel Schuurman que ya llevan un tiempo en el mercado, pero yo no los conocía y quedé fascinada. Se tratan de dos vestidos con los que el usuario puede interactuar, uno es un vestido de estampados en blanco y negro y que viene con una serie de plumones para tela por lo que tú misma puedes colorear tu nueva adquisición. El segundo es un vestido compuesto por piezas que van con broches a presión por lo que puedes cambiar la posición de las piezas a tu gusto y armar una prenda nueva.

El Color-in-Dress es el vestido que puede ser pintado a mano y su valor es de 238 euros (un poco más de 150.000 pesos chilenos), yo de verdad que quiero uno, lo encuentro demasiado entretenido, pero lamentablemente está total y absolutamente fuera de mi alcance.

Assembly-Dress es el vestido hecho por piezas que van unidas con broches a presión, son 3 modelos por lo que la idea es jugar con ellos cambiando las piezas para así mezclar estampados y colores logrando tener un vestido diferente cada vez que lo utilices

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta