Cine y vestuario en la década del 30: Greta Garbo

Cine y vestuario en la década del 30: Greta Garbo

Además de lo observado en los artículos anteriores, la década del 30 se caracterizó por ser la época de la sofisticación en el vestuario, la cual fue enaltecida a través de la imagen de actrices de cine de la época. Una de las más importantes fue Greta Garbo, actriz sueca que comenzó en el cine independiente del país europeo y en poco tiempo se convirtió en una de las más potentes figuras de aquel hacer en los Estados Unidos.

Greta Garbo, quien nunca pretendió ser un icono de la moda, con sus anchos hombros y caderas delicadas, su esbeltez y un rostro particulamente bello, fue el soporte para que diseñadores como Adrian Adolph Greenberg (contratado por la Metro Goldwyn Meyer), Givenchy, Gucci y Louis Vuitton desarollaran notables prendas especialmente para ella, que marcaron fuerte tendencia en la época, donde el denominador en común era realzar la majestuosidad de la belleza a través de vestidos ceñidos, blusas de cuello alto, trajes de dos piezas y estolas basados en una paleta cromática que abarcó desde los clásicos beige, negro y azul marino, hasta los tonos rosa y turquesa. Debido a que en este período el diseño de vestuario cambió la zona protagónica del cuerpo (piernas por espalda), la mayoría de los vestidos proyectados para Greta resaltaban esta parte a través de prominentes escotes verticales (ver video). También fueron especialmente creados para ella sombreros cloche que, en estrecha conexión con la cabeza, pretendían destacar el rostro de la actriz “transformándolo en una escultura que reflejara los estados de ánimo en ciertas escenas”.

En esa época la imagen femenina que se proponía estaba basada en el encanto, sensualidad y misterio, una belleza madura de movimientos felinos y mirada dormida donde la silueta natural de la mujer era realzada: el prejuicio moralista comenzaba a derribarse. Es por esto que en la película “Mata Hari” (1931), Greta Garbo se transforma en el símbolo de esta instancia al aparecer con un vestuario muy ligado al cuerpo y, en algunos casos, abierto en ciertas zonas. Gilbert Adrian fue quien se encargó del diseño de la vestimenta para este film inspirándose en las creaciones orientales del diseñador francés Paul Poiret.

En este momento se está desarrollando la exposición “Greta Garbo: Il mistero dello stile”, en el Museo Ferragamo ubicado en Florencia, Italia. Ésta muestra buena parte del vestuario de Garbo, puesto a disposición por un familiar de la actriz que lo mantiene en buen estado de conservación: vestidos, sombreros, bufandas, pantalones y atuendos de películas como “Queen Christina” (1933), “Inspiration” (1931) y el famoso trench-coat de“Mata-Hari” (1931). En la exhibición existe un sector denominado “Everyday elegance”, en el cual se muestra gran parte del guardarropa privado de Greta Garbo. Las prendas más destacadas son abrigos, gabardinas, sombreros, bufandas y camisetas firmadas por Watson, fulares, pantalones y guantes. Entre todo lo expuesto destacan, especialmente, los exclusivos zapatos que Salvatore Ferragamo creó para la actriz: de punta con una simple hebilla, sandalias de tacón bajo o bailarinas de terciopelo son algunos de los diseños exclusivos fruto de la colaboración que mantuvieron el estilista y la intérprete desde su primer encuentro en Hollywood en 1927 y su posterior reencuentro en 1949 en la tienda del diseñador en Florencia, en donde la actriz adquirió más de setenta pares de zapatos hechos a medida. La muestra se inauguró durante la Semana de la Moda de Milán y se prolongará hasta Septiembre de este año.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta