Conversando con Cortázar

Conversando con Cortázar

Para cerrar las conferencias de Colombiamoda, Esteban Cortázar, el niño estrella de la moda de ese país (que a los 18 años presentó una colección propia en el Fashion Week de NY y a los 23 fue contratado por la casa Ungaro) se sentó a conversar con Paula Trujillo, Directora de Competitividad e Internacionalizacion de Inexmoda (la empresa que organizó el evento) frente a un auditorio repleto. ¿El público? Estudiantes de diseño de vestuario, en su mayoría. También había periodistas, ejecutivos de almacenes Éxito –la tienda para la que hizo una colección– y fanáticos. ¡La entrada era gratuita y libre, se pueden imaginar la cantidad de gente que había!

Tomé nota de toda la conversación y se las escribo aquí, sin editar. Como son apuntes, no una grabación, puede haber algo de margen de error. Pero están las ideas centrales. Adjunto también la foto más decente que le pude tomar, durante la entrega del premio Colombia es Pasión, que entrega el gobierno de Colombia a las personas que dejan en alto el nombre de ese país. No está buena, lo sé, pero al menos se nota lo bajo y flaco que es!

P: ¿Cuál dirías que es la razón principal de tu éxito?

EC: Siempre me ha encantado expresarme como artista y tuve la suerte de tener padres que me dejaron volar. Mucha gente no tiene esa suerte.

P: Actualmente muchos diseñadores del mundo del lujo están haciendo colecciones para público másivo. ¿Por qué crees que se da esta tendencia?

EC: Es que hoy la gente está mucho más expuesta a la moda que antes, por los medios, y a los diseñadores no nos parece justo que haya que tener mucho dinero para tener acceso a ella. Yo al menos puse el mismo esfuerzo en esta colección que en las otras. Este proyecto es una posibilidad de compartir con mi país lo que he podido vivir.

P: ¿Qué aprendiste en cada cuidad en la que has vivido?

EC: Miami fue la espontaniedad absoluta, trabajé sin ningún tipo de presión. Ver tanta moda a temprana edad me dio el empuje para no querer esperar. Nunca pensé que era imposible llegar a Nueva York. En Ungaro, viví el balance entre la disciplina de Nueva York y la creatividad de París. Porque la moda necesita disciplina, perfección, profesionalismo. Ser exigente y tener una visión es clave, pero también ser sencillo como persona.

P: Has tenido mucho éxito siendo muy joven…

EC: Todo ha pasado muy rápido en mi vida. Nunca he parado y nunca quiero parar. Cuando uno sabe lo que quiere, los obstáculos se hacen invisibles. Eso de ser genio de la moda no vino de mí sino de la prensa; yo soy sólo una persona común que ha tenido éxito. Pero ha habido momentos bajos, críticas malas, colecciones que no se vendieron. Esta carrera es una montaña rusa. Pero nada es rico cuando es fácil. En ese sentido, este proyecto para Éxito fue un reto. El reto es traer estética europea y adaptarla a Colombia.

P: Cuéntanos de tu experiencia en Ungaro. ¿Cómo pasó?

EC: Fue incríeble. Iba caminando por una calle de Nueva York cuando me suena el celular. Era mi abogado y me contó que querían entrevistarme esa misma tarde. Cambié todos mis planes y partí. Pasé un mes en un hotel; esa era entrevista. Me pidieron que me encerrara a crear una colección. Había 17 diseñadores más. Estaba angustiado, pero me dije: si esto no pasa, no pasó nomás. Y me pasé el mes entero dibujando. Fue muy intenso. En el fondo, lo que querían es que dejara la colección entera hecha.

P: ¿Y cómo te trataron allá?

EC: Llegué preparado para cualquier cosa. Todos en mi equipo eran mayores. Eran casi 80 personas, costureras artistas….

P: ¿Fue muy difícil ser colombiano en Europa?

EC: A los franceses les encantan los latinos. La salsa, el sabor latino, todo eso…

P: Pero te fuiste.

EC: Hice 6 colecciones, 3 desfiles y 3 precolecciones. Cada una fue un proceso. A veces me criticaron pero eso me encanta si es constructivo. Pero ya es un capítulo cerrado. Querían traer a Lindsay Lohan como consultora mía. Pienso que en el fondo lo que querían era más prensa. Yo no estaba de acuerdo con esa estrategia, no era lo que yo quería para mi carrera. Y por eso tomé la decisión de renunciar. Pero la experiencia no me la quita nadie. Además, aunque no fue cómodo, porque era una decisión difícil, me fui de manera muy amigable.

P: ¿Crees que habrá una segunda etapa en Ungaro?

EC: No, no creo yo. Pero esta vez ya me subió de nivel como creativo y como persona. De todas maneras la vida sigue. Apenas terminó lo de Ungaro y me puse a pensar en qué hacer llegó la invitación de Éxito para hacer una colección. Y ahora tengo hartos proyectos de los que ya se entarán.

P: El tema de esta versión de Colombiamoda es la transformación creativa, la innovación. ¿Qué nos puedes decir al respecto?

EC: Es lo que hace que el mundo evolucione y que avancen todas las industrias. Pero para hacerlo bnien hay que saber, informarse para saber qué falta.

Preguntas del público:

¿Quién reemplezará a McQueen?

Fue una pérdida que me afectó mucho. Estaba en París ese día. Va a ser difícil reemplazarlo. Por ahí Gareth Pugh podría…

¿Qué diseñador colombiano te gusta?

Olga Piedrahita, Pepa Pombo. También respeto a Silvia Tcherassi.

(El diseñador interrumpe para preguntar qué hora es; cuando le dicen que son las seis dice que si puede mandar un mensaje de texto, saca su celular y el público no para de aplaudir su espontaneidad).

¿Qué tipo de preparación académica tienes?

Cuando estaba en Miami entré a un High School (los últimos 4 años de colegio) especializado en diseño y arquitectura. Ahí tomé cursos de moda. Pero el aprendizaje más grande ha venido de soltarme, y de mi gente.

Tu que sabes tanto de moda, ¿cuánto te demoras en escoger cómo vestirte?

Bueno, depende, pero yo soy espontáneo, simple. Por sobre todo me gusta estar cómodo. (Nota al margen: ese día va con jeans, camisa de jeans ni ceñida ni suelta y mocasines de gamuza verde).

¿Hay alguna fórmula para el éxito?

No he tenido tanto control en mi vida. A veces no he tomado buenas decisiones. No hay una fórmula para el éxito; sólo creer en uno y nunca parar de soñar. Uno tiene que proyectarse como persona. Recuerdo haber estado en mi cuarto de niño mirando revistas y pensando: yo quiero estar ahí.

¿Qué hubiera pasado contigo si no te hubieras ido de Colombia tan joven?

No sé. Pero en ese momento mi sueño era estar en un escenario. Estaba en una academia de baile y actuación, por lo que probablemente ahora estaría en alguna novela (teleserie).

¿Qué le parece el uso de la artesanía en la moda?

Para mi segunda colección en Ungaro trabajé con artesanía. Era una colección inspirada en Cartagena que tenía pulseras de filigrana y tacones inspirados en el arte precolombino. La clave es mostrar artesanía pero de forma moderna, que no se vea demasiado artesanal, para que sea ponible globalmente.

(En ese momento le dicen que se tiene que ir y dice: Un ratico más, yo dije hasta las siete! Más aplausos. Y después invita a todos a que terminando la charla se vayan a comprar a Éxito. Más aplausos).

¿Qué consejo le puedes dar a un diseñador emergente sin tantos contactos?

-Que lo importante es soñar, creer, no dejar que los obstáculos te paren. Tener disciplina y estar enfocado. Pero también hay que tener talento. Y sentir que uno dio lo mejor de sí; nunca conformarse. Aprender siempre. Saber de todo un poco.

¿Cómo te inspiras?

Mi inspiración biene de hartas partes. Puede ser un look que vea en la calle, o una foto, o la naturaleza. No la busco, me llega espontáneamente.

¿Qué requisitos debe tener una colección para ser exitosa?

Un buen balance entre creatividad y lo comercial.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta