Mary Phelps Jacobs: Aboliendo el corsé

Mary Phelps Jacobs: Aboliendo el corsé

El inicio del brassière o sostén como prenda interior que desplaza al corsé es incierto, por lo que existen varios mitos al respecto: se cree que pudo ser inventado en 1902 por Charles Debevoise, o por Philippe de Brassière, tomando de este último el nombre y que en 1912, el diseñador Otto Titzling creó un sujetador para la cantante Swanhilda Olafsen, en la cual se inspiró sin patentar su diseño, por lo cual perdió la oportunidad de aparecer como el creador de la prenda. Esta instancia recayó en Mary Phelps Jacobs, una señora neoyorquina, que en 1913 diseñó la prenda que eliminaría a aquella que perduró por casi un siglo.

Las mujeres distinguidas de principios de siglo XX portaban corsés de ballenas y cordaje, que como analizamos en el post número 9 eran terriblemente incómodos y dificultaban los movimientos. Aun así, a Mary Jacobs no le interesaba la comodidad, sino la apariencia: en 1913 tuvo un traje de noche, que mostraba claramente la silueta de su corsé. Ante aquella situación Jacobs, diseñó un sostén sin espalda, usando solamente dos pañuelos blancos, una cinta y un cordón. Posteriormente, decidió mostrar este modelo en una oficina de patentes, alentada por la carta de una mujer desconocida, que llevaba un dólar y la solicitud de una de estas prendas. En noviembre del año 1914, se le otorgó una patente para el sujetador sin espalda y ayudada por un grupo de amigas, Mary Jacobs diseñó manualmente varios centenares de sujetadores. Pero sin el apropiado marketing, este negocio no tardó en derrumbarse. Fortuitamente, Jacobs fue presentada poco después a una diseñadora de la Warner Brothers Corset Company de Bridgeport, Connecticut, a la que mostró su invención y cuando esta empresa le ofreció 1.500 dólares por los derechos de patente, Mary aceptó.

Como dato anecdótico, un factor que disparó el uso del sostén, fue que en los Estados Unidos durante Primera Guerra Mundial, se pidió a las mujeres que no usaran corsés y la donación de estos, lo cual permitiría el ahorro de 28.000 toneladas de metal, con las cuales se podrían fabricar dos buques de guerra.

Luego de un tiempo aparecieron innovaciones en el diseño de Mary Jacobs: en los años veinte surgió la tela elástica y esta prenda se volvió muy popular, ya que se consideró un símbolo de libertad y representaba a la nueva mujer. Notable.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta