Entrevista a Jorge Yarur, dueño y director del Museo de la Moda: “Acá en Chile, la gente se uniforma”

Entrevista a Jorge Yarur, dueño y director del Museo de la Moda: “Acá en Chile, la gente se uniforma”

Fotografías por VisteLaCalle

“Los países que no toman en cuenta la importancia de la moda son aquellos donde se imponen los uniformes” Al parecer, nuestro entrevistado está muy de acuerdo con la aseveración de Francois Miterrand, que abre la muestra que se exhibe actualmente en Santiago. A pocos días de inaugurada la exposición “Volver a los 80” en el Museo de la Moda, fuimos recibidos por su dueño, Jorge Yarur Bascuñán, quien nos contó sobre la muestra en curso y del museo en general. Nos encontramos con un hombre muy abierto, de trato simpático y muy locuaz. Sin embargo, él se autodefine como un hombre tranquilo, sin mucha vida social y muy interesado en su trabajo. A decir de nosotros, una persona de “bajo perfil”. “No. Fome”, nos corrige, soltando carcajadas y distendiendo el ambiente. De ahí en adelante, la entrevista transcurrió con mucha fluidez. El hombre que instaló en Chile un Museo de la Moda de nivel mundial es bastante más sencillo y accesible de lo que podría pensarse. No rehusó ninguna de nuestras preguntas, respondiendo siempre sincero y sin eufemismos.


¿Cómo surge tu interés por la moda y que te motiva a abrir un museo alusivo a ella?

Siempre me llamó la atención el vestuario, tal vez no de una manera consciente, pero ahora lo he analizado y siempre me interesó el vestuario. El hecho de que mi familia haya estado ligada a empresas textiles también fue algo que me marcó. Cuando chico, siempre acompañé a mis papás a las fábricas. Mi mamá también fue una gran influencia en ese sentido.Ella siempre fue un poco rupturista en términos de estilo, tenía una forma de vestir bien especial, escapaba un poco a los parámetros a que estaba acostumbrado su círculo. En definitiva, es la muerte de mis papás lo que detona la idea de abrir un museo. Creo que nunca antes lo había dicho en una entrevista, pero es la muerte lo que me motivó: el mostrar que el vestuario queda ahí después de que no existimos, como testimonio de una forma de vida.

A pesar de su esfuerzo y según tus propias palabras, el museo no ha tenido el éxito esperado, ¿a que atribuyes dicha situación?

Yo creo que es un tema difícil. Acá en Chile, la gente es muy autorreferente y eso influye bastante en cuanto a que no se genere el interés que se merece un museo de estas características. He tratado de montar exposiciones con temáticas bien transversales, de manera de atraer la mayor cantidad de gente posible. Por ejemplo, la guerra fue un tema pensado para que al museo viniesen hombres también; las exposiciones relativas a deportes, lo mismo; pero aún así el público no respondió como lo esperaba. En Europa, tú ves retrospectivas dedicadas a un solo diseñador en particular y se llenan de hombres y mujeres de todas las edades.

¿Crees que el hecho de que el museo esté ubicado en Vitacura genere prejuicios en el sentido de que la gente puede pensar que es un espacio orientado y pensado para un grupo en particular?

Definitivamente…¡si hasta la ex Ministra de Cultura no estuvo presente en la inauguración del Museo! Hay algo de prejuicio, desde luego que lo hay. Estamos haciendo un trabajo de difusión amplio para acabar con esa percepción de la gente, el que incluye anuncios en micros, etc. Mi idea es que el museo pueda ser visitado por cualquiera. De hecho, es una instancia pensada para aquellas personas que tal vez no tienen los medios para viajar a Europa y ver los museos de este tipo que hay afuera.

La opinión es unánime respecto a que tu museo es uno de nivel mundial, que no tiene nada que envidiarle a ningún otro de similares características de ninguna parte del mundo.¿Cómo se financia un proyecto de esta envergadura si la respuesta del público no es la mejor y considerando además que no cuenta con financiamiento de entes públicos?

El museo no se autofinancia, pero yo lo puedo mantener solo. Ahora, esperaría más cooperación de parte de las autoridades, en el sentido que nos permitan difundir más el museo. Por ejemplo, la Municipalidad de Vitacura nos ha negado sistemáticamente la posibilidad de poner un cartel que indique que esto es un museo. Se me planteó que podría poner el cartel por dentro, lo que significaría tener que sacar algún árbol o cortar parte de la reja, lo que evidentemente no voy a hacer. Esta casa es parte de mi infancia y el museo se pensó de manera de que sufriera las menos modificaciones posibles. ¡Por ultimo, que nos den algún tipo de facilidades! Esa es la cooperación que pido.

En algún momento expresaste la idea de cerrar el museo, ¿está desechada esa opción?

Con la muestra de Michael Jackson llegó un público que me cayó muy bien, un público más de clase media que me motivó mucho a seguir trabajando. Por el momento, y a pesar de lo cansador que es trabajar en esto, está descartada la posibilidad de cerrar el museo.

Un artículo del New York Times dijo que eras una especie de terror de los coleccionistas internacionales, porque pujabas las piezas por sobre el nivel de mercado. ¿Qué hay de cierto en ello?

Los de ese artículo son unos pelotudos, porque hicieron lo único que saben hacer los gringos: hablar de plata. Claro que en algún momento compré cosas por sobre el precio a que se tasaban en el mercado, pero eso se debió a mi inexperiencia. No creo que nadie en Chile sepa de remates y cosas así. Yo tampoco lo sabía y me pasó de inexperto. Nunca quise perjudicar a nadie.

¿Cómo se arma una muestra? ¿ Hay un tema preconcebido y luego se buscan las piezas o el proceso es el inverso?

Yo tengo una cosa que es instintiva, en cuanto a visualizar las exposiciones. Hay cosas que planeo con mucha anticipación. Por ejemplo, ya en el 2000 estaba planeando la exhibición del mundial. Para esta muestra en particular, también empecé por ahí por el 2000 a buscar piezas para armar la colección. Pero también hay cosas que compro porque me gustan y que no sé bien donde encasillar, pero después en el proceso de investigación posterior me doy cuenta que puede ser encajar dentro de alguna época o muestra en especial. Por ejemplo, en esta muestra hay un vestido de alta costura de Chanel que fue usado por la Paloma Picasso en la década de los ochenta y cuando lo compré no tenía idea de ninguno de estos datos, pero después nos dimos cuenta que podía ser parte de esta exposición de los ochenta que veníamos planeando desde hace ya algún tiempo.

¿Cuánto más va a durar la muestra de los ´80?

La muestra va a estar en exhibición por alrededor de un año. No creo que más que eso, porque las prendas no pueden estar tanto expuestas por motivos de conservación. Necesitan de ciertas condiciones especiales. Pretendemos ir haciendo reemplazos en las piezas, ir agregando y reemplazando, de manera de que si la gente quiere, pueda venir más de una vez a visitar la exposición.

La opinión de la mayoría es que, en términos de tendencias, los ´80 es una muy mala época, ¿por qué eliges esta década como el tema de la exposición en curso?

Yo creo que hay un concepto erróneo respecto a la década de los ochenta. En realidad, es un período muy inspirador y que sigue siendo atractivo para muchos diseñadores. Es cosa de mirar las niñas que usan chalecos con mangas anchas. Se critican las hombreras, por ejemplo, pero hay hombreras y hombreras. Las de espuma que se meten por debajo del sostén, por supuesto que son muy feas, pero depende de quien las use y cómo las use. Pero una hombrera bien hecha es preciosa. Una niña me dijo, después de ver la muestra, que se había reconciliado con los ochenta.

¿Cómo definirías tu propio estilo personal? ¿Alguna vez tuviste algún estilo muy marcado?

A fines de los ´80, usaba gilletes sin nada abajo, lo que era raro para la época. Usaba sombreros antiguos con con ternos, también fuera de lo común.

¿Crees que las tendencias en la década de los ´80 no fueron en Chile todo lo extravagante que fueron afuera debido al contexto político en que se encontraba el país?

No…si Chile ha sido un país uniformado siempre. Acá en Chile, la gente se uniforma. es cosa de mirar a las señoras del Parque Arauco que andan todas vestidas iguales, una fomedad. A pesar de la dictadura, en Chile igual veíamos lo que pasaba afuera en términos de estilo. Me parece que esto pasa más por una cuestión cultural, por no querer que te apunten con el dedo.

¿Qué importancia le atribuyes a las nuevas plataformas de difusión de la moda, como páginas webs, blogs, etc?

Encuentro que está bien. Yo creo que la gente lo único que tiene que hacer es buscar su personalidad, definirla y de ahí expresarla en su manera de vestir. Y si estos sitios muestran ese proceso, me parece genial.

¿Cómo ves la moda actualmente?

A decir verdad, la veo con una orientación mucho más comercial. Me parece que muchas veces no hay un concepto creativo detrás de las propuestas de los diferentes diseñadores. A la larga, eso puede ocasionar que la ropa de nuestra época no sea reconocible en un futuro próximo, que no tenga una identidad propia que la singularice.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta