¿Modelos, mujeres reales o celebridades?

¿Modelos, mujeres reales o celebridades?

En publicidad, sobre todo la que tiene que ver con moda o con indumentaria femenina, hay una regla no escrita, casi un acuerdo tácito, que casi siempre se tiende a respetar: Mientras más selecto es el grupo de compra, el “target” al cual se quiere llegar, más flaca, alta y con rasgos fuertes suele ser la o las modelos a utilizar. Por otro lado, a medida que el sector al cual se quiere llegar se va abriendo a más sectores de la población, las modelos se van haciendo más curvilíneas y de medidas más estándares. ¿Es este proceder justificado, o es sólo la continuación de un molesto cliché ?

Podriamos estar hablando años de éste tema, pero en pocas palabras éste recurso atiende- se supone- a la naturaleza del ser humano, quien siempre quiere lo que no tiene y para el cual el pasto del lado siempre es más verde. En poquísimas palabras (aunque el tema da para una investigacion muy interesante), para quienes tienen la comida asegurada, o sea, los miembros más ricos de una sociedad, de un pais o del mundo, la delgadez será signo de belleza. Por el contrario, a medida que la pobreza se profundiza (en paises, continentes,  o sectores de una sociedad) las redondeces se toman como opulencia, y son más deseables porque son más difíciles de conseguir.

Sin embargo, en sociedades que ya alcanzaron cierto estandar de vida más o menos equilibrado (en los que subsistir no es un problema o al menos, está en gran parte solucionado), ésto no debiera seguir siendo un tema de relevancia al elegir como dirigirse a las mujeres. ¿Porque el glamour más selecto sólo puede ser vendido por una modelo de alta costura? ¿Porque seguimos identificando a la elegancia con la falta de carne?

Con el desarollo de la prensa en Internet y el decaimiento de las ventas de revistas, un tercer contendor ha entrado con más fuerza que nunca al juego de los referentes para la publicidad y las portadas (aunque están lejos de ser nuevas): Las celebridades, quienes son buscadas porque, por un lado, toman características deseables y fácilmente vendibles de las modelos, (glamour, cuerpos perfectos, etc.) con características con las que una mujer normal podría verse identificada, como logros y fracasos amorosos, profesionales, etc. Muchas de las revistas de moda (como Vogue US), han sucumbido hacia el poder de las celebridades. ¿Porque? Simplemente, porque aumentan las ventas, aunque los más puristas del género critican ésta medida como populismo.

En resumen, es difícil saber que quieren las mujeres cuando ven una portada o una campaña publicitaria. ¿Quieren admirar a la mujer que les muestran? ¿Quieren identificarse con ella?, ¿Quieren sentir envidia o usarla como referente de lo que quieren ser?, quien sabe…

¿Que prefieren ustedes, modelos, mujeres normales o celebridades?

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta