La elegancia como la libertad del movimiento: Coco Chanel

La elegancia como la libertad del movimiento: Coco Chanel

Conmemorando veinte publicaciones, he aquí una de las grandes mujeres ligadas al vestuario del S. XX: autora del vestuario funcional armado con elegancia; una de las precursoras del vanguardismo y creadora del nuevo modelo femenino post guerra, llamado “la garçonne”.

Gabrielle Bonheur “Coco” Chanel nace en Saumur, Francia, en 1883 inmersa en una situación de pobreza y escasez, hija de una ama de casa y un vendedor ambulante. Ante la muerte de su madre, cuando tenía diez años, su padre decide desentenderse del cuidado de ella y sus tres hermanos, enviándolos a un orfanato propiedad de dos tías. Es allí donde aprende hábilmente el oficio del coser, lo que genera que al cumplir 17 años, las monjas de la institución le consiguieran un trabajo como costurera. Luego a los 22 años (1905), teniendo una gran personalidad y belleza, decide convertirse en cantante buscando obtener el dinero suficiente para poner su propia casa como modista.

A continuación y luego de trabajar como dependiente en una tienda de sombreros, logra instalarse en París en el Boulevard de Malesherbes, abriendo su primera tienda “Modas Chanel”, donde además de sombreros, confeccionaba blusas sencillas para señoras. Luego en 1920, abre en la Rue Cambon “Casa Chanel”, emplazamiento donde se consolida como gran modista: desde allí criticó la estricta moda que seguían las mujeres (grandes sombreros, pieles de animales, corsés y formas recargadas) y desplegó todo su creacionismo para terminar con lo que imperaba, diseñando prendas muy sencillas, cómodas, de líneas rectas, pero con un toque de alta distinción: sus diseños fueron rápidamente adoptados por el encumbrado público parisino.

Coco Chanel dejó varios legados, entre ellos:

-Feminista absoluta, instauró el estilo femenino “masculinizado”, siendo ella misma el prototipo de “la garçonne”: pelo corto, delgadez, poco busto y ropas holgadas y cómodas de hombre. Postulaba que lo elegante solo era posible, a través de la libertad del cuerpo en movimiento;

-El uso del “vestido negro”: en crepé negro y de diseño extremadamente sencillo, no tenía cuello, botones, bordados, capas, ni empalmes, sólo una suave ola bajo las caderas y un escote redondo. Su diseño de líneas puras y la virtud de sentar bien a cualquier tipo de mujer hicieron que fuera bautizado por la revista Vogue América como el “Ford de Chanel”: el primer vestido de alta calidad y producido en masa;

-La utilización de la falda tweed con sweater y los collares de perlas con vueltas, además de la chaqueta cardigan sin cuello (el cuello Chanel), con bolsillos parche, llevada con falda tweed hasta la rodilla;

-Los grandes lazos negros, los botones dorados en los blazers y los bolsos con cadenas doradas en lugar de las asas convencionales;

-El uso de las joyas de fantasía;

-En perfumes, Coco Chanel aportó con su creación Chanel Nº 5 (el número de la calle de su primera tienda en París) que es todo un hito.

Por si quieren empaparse aun más sobre la historia de esta sorprendente mujer, aquí el trailer de la película dirigida por Anne Fontaine, “Coco before Chanel”, que cuenta la historia de su vida… disfruten.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta