Sobre los saqueos

Sobre los saqueos

CHILE-SUPER-SAQUEOS

Pasó el ruido, pasó el movimiento, pasó el susto inicial y ahora estamos ante el desastre, sin poder despegarnos de la televisión (los que tenemos luz!) para ver una y otra vez la destrucción, no sólo física sino también humana. Como en toda situación límite, aflora lo mejor y lo peor de los chilenos. Y he sentido vergüenza al ver los saqueos.

No es mi intención hablar aquí sobre lo bien o mal que se ha manejado la situación; sobre si se necesitan o no más militares, sobre si serán los presos escapados los que están motivando todo esto. Pienso que, como sociedad, debemos preguntarnos qué hay detrás de esto. Qué mensaje nos está enviando lo que sucede.

Lo primero que me saltó a la cabeza fue la falta de valores. Hemos construido una sociedad en la que importa tener, más que ser. Nuestro supuesto éxito económico se comió el valor de la austeridad. No somos felices hasta que tenemos acceso a esos bienes que nos hacen creer que necesitamos. Acaparar es la norma, no sólo ahora sino gastando tres veces lo que se gana, aparentando lo que no se tiene, viviendo con lujo a puro crédito. Y los que no tienen el acceso que quisieran a este mundo de consumo están con rabia. El que es buena persona, el que no aprovecha, el que dice que no se justifica robar, incluso el que se conforma con un poco de leche y pañales, queda como perno, como tonto. Creen que el empresario es ladrón y que por eso si le roban tienen cien años de perdón.

Quisiera para mis hijos un Chile mejor. Un Chile en el que el más admirado del curso no sea el que tiene el último juego de Play Station.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta