La radiografía salió mal

La radiografía salió mal

portada

Según una investigación realizada por Adimark que llamaron “La primera radiografía al closet femenino”, el 72,1% de las mujeres chilenas sostiene que desea tener prendas que nadie más posea, también concluyeron que gastamos $49.348 mensuales en comprar ropa y cerca del 50% de nosotras compra al menos una vez al mes prendas nuevas.

Inevitable ponerse a pensar en estas cifras, a mi parecer esta “radiografía” salió mal o algo pasó, porque al menos mi experiencia me dice otra cosa, no sé si yo y mi alrededor seremos muy aburridos, pero en un contexto de estilo de vida de clase media, media-alta, yo no gasto 50 mil pesos en ropa al mes, ni mis tías, ni amigas, ni primas, etc, etc. Yendo a los específico el mes recién pasado gaste sólo $3.600 en un traje de baño hermoso que uso como top que compré en la Orange de Providencia. Claro hay veces que salgo con el objetivo de comprar nuevas pilchas y habrán meses en los que gastaré 20 o 40 mil pesos, pero así derrepente, o si me enamoooooro de algo y me da lo mismo todo por tener ese vestido, chaqueta o lo que sea que me cautivó hago un gasto más power, pero 50 mil pesos al mes, ¿no será mucho? o ¿yo soy muy tacaña?

Bueno y para hablar del 72,1% que sostiene que desea tener prendas que nadie más posea, parece que queda en puro deseo porque es cosa de salir a la calle y ver que debemos ser uno de los países más uniformados del mundo. La cotidianeidad, los quehaceres, el cuidado del bolsillo, todas las razones y excusas que podamos tener al final ganan, a pesar de que si toooodos queremos ser únicos y vernos lo mejor que podamos. Creo que a veces vemos muy lejana la posibilidad de vernos diferentes y olvidamos opciones cercanas como la ropa usada, la feria, mandarse a hacer algo donde una costurera, regalonearse derepente con alguna prenda más carita de la tienda o diseñador que más nos gusta, pero que vale la pena, revisar el closet para encontrar eso que ya no usabas, pero que quizás hoy vuelve a verse increíble con un pequeño ajuste por aquí y por allá.

Por favor cuéntenme sus experiencias, hombres también invitados a participar, veamos qué pasa con el gasto mensual en el vestuario de los seguidores de VLC y con eso de querer tener prendas únicas, ¿qué hacemos y cómo lo hacemos para hacerlo realidad?

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta