El lujo decadente de Terry Richardson

El lujo decadente de Terry Richardson
Terry Richardson
Terry Richardson

La fotografía de moda siempre se ha mantenido en constante renovación gracias al ojo y técnicas de muchos nombres que están tras los últimos looks, editoriales y una que otra pizca de arte en las revistas e incluso bajo libros. Unos más elegantes y sutiles que otros, y algunos como David LaChapelle, por ejemplo, se han caracterizado por reinventar la estética y enfocarse en resaltar los colores del mundo pop y “real” que fotografía, mientras otros como Diane Arbush se encargaron de explorar lo más insólito del mundo desde sus inicios en Harper’s Bazaar hasta llegar a los detalles de los freaks de circos, por ejemplo. Y uno que desde hace rato ha dado que hablar con sus imágenes es Terry Richardson, fotógrafo norteamericano que se ha adentrado a lo más sexual y explícito del mundo de la moda y ha contribuido con ese estilo en campañas y revistas con mucho éxito.

1

Sin embargo, algunas de sus imágenes han provocado polémica y levantado muchas cejas a la hora de revisar su trabajo. Por un lado, tenemos las fantásticas editoriales de Vogue Paris que han mostrado a Daria Werbowy paseando por los barrios en vestidos de alta noche, o incluso las elegantes tomas de Angela Lindvall para Jimmy Choo; por otro, tenemos a la criticada campaña de Sisley que mostraba la “adicción” de dos modelos a la ropa o la no explícita serie de ads que realizó para Tom Ford y su línea de perfumes…Por lo menos, sus tomas siempre nos impactarán de alguna manera, ya sea por el estilo de vida que reflejan o por los tópicos que roza en cada puesta en escena. Pero, ¿creen ustedes que se trata de una nueva forma de hacer fotografía o simplemente de una maniobra más en la que el sexo es lo que siempre vende?

2

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta