El clóset de la mujer chilena

El clóset de la mujer chilena

¿Cuánto compramos las chilenas? ¿Y qué preferimos?

Adimark y Unilever hicieron una encuesta sobre el tema, en mujeres de entre 25 y 50 años, de los estratos A, B, C1 y C2. Recojo aquí sólo algunos datos, los que más me llamaron la atención:

• 50% de las mujeres compra ropa al menos una vez al mes y gastan, en promedio, $ 50.000. Las más jóvenes compran más, pero gastan menos.

• Las que más gastan son las mujeres del norte, específicamente de Antofagasta. ¿Me interpretación de esto? Las mujeres de allá tienen hartas lucas, por la minería, pero en su mayoría son mantenidas. No trabajan. Osea: tienen tiempo para comprarse kilos de ropa.

• Casi el 80% de las compradoras no sabe el nombre de las telas ni les interesa la calidad de las texturas.

Estas cifras han tenido mucha prensa. Las hemos visto en los diarios, en la televisión, en las radios. Pero se ha dicho poco de lo que pasó en esa conferencia-desayuno en el hotel W (¡parece que no hay otro lugar en Santiago para hacer eventos últimamente!). Aparte de comentar la lata que nos dio a todos lo extenso, predecible y fome de la exposición de Carola Jorquera, rescato dos citas de los expositores. Una porque sacó aplausos; la otra porque me hizo pensar:

“Cuando una mujer dice No tengo nada que ponerme frente a un clóset lleno de cosas, no se refiere a la cantidad. No es que le falte nada. Es que nada de lo que tiene le sirve para esa ocasión, para ese ánimo, para cuando quiere comunicar esa cosa en particular”.

Verónica Edwards, directora ejecutiva de Adimark

“Las mujeres tenemos más autopercepción del cuerpo, y dependemos más de la mirada de los otros que los hombres. Nuestra identidad es la imagen que yo tengo de mí más la imagen que yo creo que los otros tienen de mí. En las mujeres, eso cambia todos los días. Para nosotras, la mirada de los otros es formadora de identidad y luchar contra eso es una batalla perdida. Por eso nuestra relación con el cuerpo es complicada; por eso nos es difícil estar cómodas con nuestros cuerpos. La ropa entonces nos da la ilusión de ser sexy, chora, poderosa, seria, o lo que queramos. Tiene algo de disfraz, y eso está muy bien”.

Paula Serrano, sicóloga

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta