¿Es el fin de la moda como la conocemos hasta ahora?

¿Es el fin de la moda como la conocemos hasta ahora?

Considerada una de las profetas de la moda, Li Edelkoort lleva cerca de 30 años prediciendo cuáles serán las nuevas tendencias que se tomarán las pasarelas temporada tras temporada. Mano derecha de cientos de diseñadores alrededor del mundo y analista profesional de lo que los consumidores buscarán adquirir, Li ha sido testigo de la evolución de la industria y junto con ello del cambio rotundo entre lo que fue la moda hace un par de décadas y lo que es ahora. Quien fuera considerada el año 2003 como una de las 25 personas más influyentes de esta industria, según la revista Time, hace pocos días dio una entrevista a Dezeen.com donde declaró creer que la moda, como la conocemos hasta ahora, ha muerto y que para recuperarnos de la pérdida no tenemos más opciones que volver a educarnos sobre lo que la moda realmente es para alejarnos de la adoración por la ropa y la copia y volver a valorar el diseño original.

En algún punto de la historia algo “fashion” se convirtió en algo “cool”, y ahí es donde radica el problema según Edelkoort. La moda ya no se trata sobre vestuario, diseño y textiles, sino sobre formar parte de algo interesante o tener “onda”. Es aún más claro con la palabra en español: moda ya no solo se trata de tendencias en vestuario, sino de todo lo que es simplemente tendencia, sea cual sea su campo. En la entrevista, Li rememora los desfiles de antaño donde —durante 30 ó 45 minutos— editores, trendsetters y otros diseñadores se sentaban para ser testigos de un show donde los protagonistas eran los diseños y más de 70 modelos subían a la pasarela para enseñarlos.

Hoy todo se trata de lo que rodea el show: los looks fuera del evento, la espera, el front row, el backstage, las it-girls, las fotos en Instagram y demás redes, y los invitados. Si bien las cosas cambian y la integración de la tecnología a nuestras vidas necesariamente influye en como evolucionamos, el problema según Li radica en que seguimos refiriéndonos a la moda y educando a los aspirantes a diseñadores como si fuera lo mismo de antes, lo que poco a poco va provocando una discordancia que en algún momento explotará.

Thierry Mugler Haute Couture Primavera/Verano 1997

Ejemplo de los dichos de Edelkoort son visibles en las semanas de la moda recién pasadas donde los medios nos hemos encargado de transmitir a nuestro público justamente todo lo que ella enumera. Así, el desfile y la propuesta del diseñador llega a transformarse en una excusa para poder utilizar las redes y la viralización —acción con la que las marcas cuentan para difundir su trabajo—.

Ahora bien, Li recalca que no es una crítica pesimista ni intenta decirle al mundo que lo que estamos haciendo está mal, simplemente pretende que todos entendamos que estamos manejando mal los conceptos, que las cosas han cambiado y que la moda original es solo un recuerdo nostálgico. Quizás el mejor ejemplo de esto es el desfile de Jacquemus en París Fashion Week FW15, donde para los asistentes fue imposible compartir las imágenes a través de Instagram pues la gran mayoría contenía topless —lo cual va en contra de la política anti-desnudos de la red—.

Finalmente, ¿para qué o quien se diseña? ¿para el público, para las redes o para contribuir a la historia y evolución del diseño? Según Li Edelkoort, ésa es la pregunta que debiéramos plantearnos ahora.

Jacquemus Ready to Wear FW2015-16

Imágenes: Zimbio / TheGloss

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta