Diseño y bienestar en Vigour, el chaleco con sensores de movimiento para adultos mayores con demencia

Diseño y bienestar en Vigour, el chaleco con sensores de movimiento para adultos mayores con demencia

Colaboración por Milena Valencia

La diseñadora de nacionalidad holandesa, Pauline van Dongen, se ha destacado a lo largo de su carrera por la realización de algunos proyectos tecnológicos adaptados a la moda. Dentro de sus creaciones podemos encontrar vestidos y chaquetas que cargan dispositivos móviles a través de paneles solares y chalecos con sensores de movimiento como Vigour, su nuevo proyecto, el cual se inició luego de detectar un problema que afecta día tras día a personas de la tercera edad que padecen demencia senil —cifra que aumenta cada año a nivel mundial— y que afecta, entre otras áreas, las capacidades psíquicas, cognitivas y conductuales de una persona, con síntomas como confusión mental, pérdida de memoria, deterioro intelectual, desorientación, disturbios en lenguaje y anormalidades visuoespaciales.

Vigour from STS CRISP on Vimeo.

El proyecto tiene como nombre “Vigour” y es una colaboración ente Pauline, el Museo Textil de Tillburg y Martijn diez Bhömer, compañero y candidato a doctorado en la Universidad Tecnológica de Eindhoven. Su objetivo principal es ayudar a comprender el comportamiento conductual y de movimientos en los pacientes geriátricos, permitiendo un estudio detallado sin la necesidad de dispositivos considerados como invasivos. La prenda se puede usar para recopilar datos durante el día, o durante sesiones de rehabilitación que indican los detalles de la evolución del paciente, en términos de cómo evoluciona su capacidad motora y las funciones visuoespaciales que engloban toda capacidad relacionada con la ubicación y percepción en el espacio en que se desenvuelve.

Los sensores están hechos de un hilo conductor que se encuentra oculto debajo de la superficie del chaleco en el que todos los componentes electrónicos están dentro de carcasas impresas 3D, los cuales se pueden retirar antes del lavado. La función de estos sensores es que detectan la capacidad del usuario para realizar determinados movimientos, extendiendo y contrayendo distintas partes de su cuerpo (extremidades, torso, etc). Luego, todos los datos son almacenados en una pequeña placa de circuito y enviados de manera inalámbrica a una aplicación para Tablets con gráficos que indican la velocidad, calidad y cantidad de movimiento realizado.

Este chaleco inteligente tiene la capacidad de funcionar en diversos tipos de terapia física, sin embargo la característica que prima y que lo hace especial para las personas con demencia es la retroalimentación de audio que confirma la correcta ejecución de una serie de ejercicios, ya que ayudan a un deterioro mental más lento; como el caso de algunos pacientes que han incrementado su actividad física con estos estímulos, desarrollado ejercicios como si estuviesen produciendo música.

Imágenes thisisvigour.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta