Dior y la celebración tras el lanzamiento de su primera colección

Dior y la celebración tras el lanzamiento de su primera colección


Colaboración por Adriana Conde

Eran las 10’30h del 12 de febrero de 1947, en el número 30 de la Avenue Montaigne, en París. El modisto de 42 años, anteriormente ilustrador de Le Figaro, Christian Dior, presentaba su primera colección a la prensa con “Corolle”, una línea que hacía referencia directo al anillo de pétalos de una flor y que pasó a marcar el punto de inflexión en la historia de la moda después de la Segunda Guerra Mundial, junto con el asenso indiscutido del diseñador francés. En el aniversario número 68 de “Corolle”, recordamos los detalles que marcaron el inicio y el legado de Christian Dior.

La redactora jefe del Harper’s Bazaar, Carmel Snow, estuvo presente en el desfile como fiel admiradora del diseñador y fue la que inventó el término new look para definir los vestidos que ahí conoció. Este estilo renovado para la mujer de postguerra consistía en destacar la figura femenina, acentuando la cintura y el busto, suavizando los hombros y creando volúmenes inéditos hasta el momento en el cuerpo de la mujer; liberándola de las restricciones estilísticas del pasado sin resultar extravagante. Para algunos, esos vestidos largos y entallados eran una nueva jaula, pero nadie podía negar la elegancia y la creatividad que exhumaban los diseños de Dior. Después de años de austeridad, racionamiento, uniformes militares, muerte y ciudades devastadas, todos agradecererían cierta frivolidad, así como la búsqueda de la sensualidad en los cuerpos a través de la moda.

Casualmente, ese día de invierno en Francia los periódicos estaban en huelga, y la noticia fue conocida antes en los Estados Unidos, donde la guerra no había causado tantos estragos. Christian Dior se convirtió, desde entonces, en un personaje de referencia en las pasarelas, en un visionario y revolucionario de la moda. Para él, no era la mujer la que se adaptaba al vestido, sino el vestido el que se adaptaba a ella, sus curvas, caderas y busto. Y para ello utilizaba metros y metros de tela en sus diseños.

El paradigma del New Look (ahora ya con mayúsculas) es el traje Bar, formado por esa característica chaqueta color crema ajustada a la cintura con faldones redondos, y por la falda plisada negra y ancha combinada con un sombrero, unos guantes y unos zapatos de punta fina. En ese momento, la silueta que describe este traje no se había visto nunca, y junto al atuendo también desfilaron el Passe-Partout; el vestido tubo Jungle con estampado de pantera (animal print del momento); el vestido Soirée y muchos otros. Para varios periodistas del sector ese desfile supone “el retorno al ideal de la felicidad civilizada”, después de la Segunda Gran Guerra.

Después de este aplaudido debut, muchas fueron las estrellas del cine que hicieron pedidos al diseñador para lucir sus vestidos por todo el mundo. Hablamos de personajes como Marlene Dietrich, Sophie Loren, Elizabeth Taylor o Brigitte Bardot, quienes vieron como Christian Dior pasó a convertirse en el francés más famoso del momento, gracias a su voluntad de hacer brillar a la mujer. El New Look dominó durante 10 años el mundo de la moda y devolvió a París el título de ser la capital mundial de esta industria, luego de que la primera guerra había llevado los vientos a Nueva York.

Tras la prematura muerte de Christian Dior, debido a un infarto agudo de miocardio, solo 10 años después de su rotundo éxito, el magnate textil Marcel Boussac, quien lo había ayudado a crear su firma y a financiarla, pensó en cerrar la empresa. Acertadamente, decidió no hacerlo, y es más, cedió la responsabilidad del diseño de las colecciones a otro visionario, el discípulo favorito de Dior, Yves Saint-Laurent. Después vinieron otros diseñadores como Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano y el actual, Raf Simons, todos sabiendo mantener el nombre de Dior, sin liberarse de algunas polémicas por supuesto.

Después de casi 7 décadas, el nombre Dior sigue representando el lujo, la feminidad y la belleza, junto con un gigantesco imperio que hoy comercializa, a parte de sus colecciones de moda para mujeres y hombres, perfumes, joyas, accesorios, cosméticos, relojes, y otros muchos artículos. En definitiva, celebremos esta fecha tan especial de un referente histórico aún vigente.

Imágenes de blogsport, dior, imagemaven.wordpress y fashionsizzle.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta