Paul Rousteau, el fotógrafo que (casi) no usa Photoshop

Paul Rousteau, el fotógrafo que (casi) no usa Photoshop

Colaboración por Adriana Conde

¿Han oído hablar de algún fotógrafo de moda que no use Photoshop? Bueno, ahora ya pueden decir que sí. El fotógrafo parisino, Paul Rousteau, ha hecho editoriales para la revista Snatch con marcas como Adidas, Onitsuka Tiger o Reebok, sin apenas un retoque digital. Sus retratos de Lykke Li, Björk, Wes Anderson, Metronomy y Caribou, también sin retocar, han sido publicados en revistas como Dazed & Confused, Les Inrocks, Libération, Crush Fanzine, Standard, y hasta en el magazine de Le Monde.

Según Rousteau, el truco es componer la imagen previamente en su cabeza para luego descomponerla a través de errores e improvisaciones jugando con los efectos de la luz, el color, las formas y la composición. ¿El resultado? Una imagen cálida, natural, positiva, alegre, brillante, un tanto naif, llena de color y de elementos no apreciables a simple vista, con abundantes reminiscencias pictóricas e influencias del padre del fotorreportaje, Henri Cartier-Bresson.

“Mis efectos no están hechos con Photoshop. Claro que manipulo mis imágenes, pero sin trucos digitales. Después de cada sesión ocupo un poco de Photoshop para tonificar el color y otros pequeños detalles, pero no me demoro más de 10 minutos por imagen. Aún así, me gusta la idea de que puedas modificar la realidad con Photoshop. No obstante, ese no es necesariamente mi trabajo”, dijo en su momento también Rousteau en una entrevista a artbookguy.com.

El propio Rousteau se muestra abierto a aceptar que cualquiera puede ser (o lo que viene a ser lo mismo, considerarse) artista, aunque tome fotos con un iPhone: “todo depende del concepto de arte o belleza que tenga cada uno”.

Entramos aquí en un tema polémico que los llamados artistas no suelen abordar. Y es que, ¿qué hace que alguien sea un buen fotógrafo o un artista sobresaliente? ¿Es la técnica, el talento natural o el ojo del que mira? Todo depende. Por ejemplo, el uso de la técnica del fotógrafo Erik Johansson tiene como finalidad conseguir mostrar imágenes que no puede mostrar la cámara. Rousteau hace todo lo contrario y ambos lo consiguen.

En definitiva, la técnica de este creador supone un soplo de aire fresco a la fotografía afectada y posada de algunas editoriales de moda o de los retratos habituales que aparecen en las revistas. Prescindir del dramatismo y buscar el gesto natural del modelo no es tarea fácil, pero los resultados llegan a sorprender al mismo fotógrafo, si éste se abandona lo suficiente a la experimentación y observa detenidamente el objeto (animado o inanimado) que tiene ante sus ojos y su lente.

 

Imágenes Tumblr

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta