Flashback: Gerard Pipart, el couturier de Nina Ricci

Flashback: Gerard Pipart, el couturier de Nina Ricci

La longevidad de la carrera de un diseñador en una casa de moda, nunca está asegurada. Cada vez rotan más rápido los puestos y la amenaza de las ventas y el poder económico está a cargo de la aprobación del trabajo de cualquiera. Pero alguna vez, la tradición y valoración de los creativos podía más que cualquier cosa, y eso lo experimentó el fallecido diseñador Gerard Pipart en Nina Ricci; quien por más de treinta años se mantuvo como su Couturier.

A partir de 1963 y hasta mitad de los ’90, Pipart entregó su trabajo, visión personal y experiencia al mando de Nina Ricci. La famosa casa francesa que hoy hace más eco por sus perfumes y el paso de Olivier Theyskens, que por sus propuestas, era una de las grandes marcas de la alta costura en los ’70. Todo fue gracias a la mano de Pipart, quien falleció el 2013 a los 79 años. El diseñador que admiraba más que a nadie a Balenciaga, antes había trabajado de manera freelance para Chloé y también como asistente de Jacques Fath, Pierre Balmain y Marc Bohan en Jean Patou. Así desplegó su talento antes de centrarse en la creación propia de trajes bajo la Dirección Creativa de Ricci.

Junto a Pipart, la marca flotó entre vuelos, lazos pero también coloridas propuestas que aparecieron en las páginas de revistas como Vogue o Harper’s Bazaar, y fueron llevadas por mujeres de la realeza. Trajes de dos piezas o vestidos con estampados floreados dieron un giro gracias al ojo del diseñador, quien se mantuvo en la vanguardia sin importar la década gracias a su amor por la alta costura. Así, hasta 1998, Pipart dejó ese mismo amor en un casa que ya no tiene el mismo prestigio que en la época en la cual mostraba sus creaciones en pasarelas de Europa.

Fotos: Pleasure Photo, L’Officiel.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta