Cómo vestirse para ir al trabajo: Ideas y Tips que escapan de lo clásico

Cómo vestirse para ir al trabajo: Ideas y Tips que escapan de lo clásico

Vestirse para ir a trabajar no tiene que ser necesariamente un tema aburrido. El vestir de traje de dos piezas ya no es una exigencia –a excepción, por supuesto. de trabajos donde se utiliza como uniforme–, lo que nos da la libertad de encontrar nuestro propio estilo en “modo trabajo”. Pero aún así no se transforma en una tarea fácil; considerando las temperaturas, el intentar encontrar un outfit cómodo, pero adecuado y por supuesto, no tener que gastar demasiado dinero en las piezas perfectas. Por eso, hoy les damos algunos tips e ideas para encontrar el balance entre moda, elegancia y sencillez, que pueden transformar tu estilo a la hora de vestirte cada mañana.

Colores

Si bien la gama de colores posibles es más amplia que hace unos años atrás, el banco, el negro, el gris, el azul y el burdeo siguen a la cabecera. Combinarlos con algunos detalles de color en accesorios o con una prenda llamativa, pueden darle un toque más divertido a un look monocromático. Y no es que los estampados estén prohibidos, pero hay que saber combinarlos de manera sencilla para no caer en el exceso.

Tipos de prenda

Simplemente todas. Faldas, vestidos, pantalones, blazers y tacones altos o bajos. Existen versiones lo suficientemente elegantes y estilosas para todas las prendas. La falda lápiz, los pantalones de corte recto, el tacón medio y los vestidos a la rodilla pueden formar parte de los básicos y en base a ellos jugar con los accesorios, cinturones y chaquetas de diversos largos y colores. Otra alternativa es el uso de los Shirtdresses, vestidos más bien estructurados como camisas largas que logran la combinación perfecta entre lo formal y lo sencillo.

Accesorios

Siendo uno de nuestros tópicos favoritos, los accesorios pueden transformar por completo un outfit. Una cartera grande será ideal para manejar y llevar contigo todo lo que necesites durante el día (lo cual puede incluir un pañuelo o sweater para las mañanas más frescas). Collares, brazaletes, anillos, accesorios para el cabello y por supuesto, los zapatos, pueden ser piezas más arriesgadas sobre un conjunto en colores más sobrios.

Traje de dos piezas

Para las más clásicas aún existe la posibilidad de llevar el traje de dos piezas, pero no necesariamente a modo de falda lápiz y blazer negro sobre camisa blanca. Con el tiempo, este traje se ha reinventado otorgando mayores posibilidades, que incluyen el uso de pantalones, poleras y prendas de colores o estampadas que pueden ser entretenidos además de ideales para un día de trabajo.

Imágenes: Pinterest

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta