Flashback: La primera colección de Prada, 1988

Flashback: La primera colección de Prada, 1988

Estamos tan acostumbrados al look Prada, que no muchos recordamos cómo comenzó esta marca a expander su poderío dentro de las pasarelas. Por muchos años, Miuccia Prada ha sido una de las diseñadoras más veneradas del circuito, ya que sus prendas y propuestas mantienen un sello único y un punto de vista que no se vale de la belleza convencional. Esta mirada le valió establecer un diálogo ficticio con Elsa Schiaparelli para la exhibición del MET 2012, donde reconoce que su inspiración y estilo se aparta de la típica sensualidad. Y en 1988, su primera colección da cuenta de ello.

Lejos de su glamorosa y establecida producción habitual en cada desfile, en 1988 Prada mostró su ropa con modelos de sencillo peinado, maquillaje y caminar, incluso algunas descalzas. Justo en la época en la que se revalorizaba la alta costura y se unía a los primeros guiños grunge, Prada apareció como la alternativa elegante y femenina al minimalismo más andrógino. Los bordados que hasta el día de hoy prevalecen en cada colección –con mayor o menor atención y brillos–, aparecieron en esos primeros días, mientras el negro fue la base. Sin embargo, el rosa y naranjo que tanto gusta de mezclar hoy la diseñadora, hicieron su entrada en abrigos y trajes.

Aun cuando el volumen y las capas fueron el foco de esta primera colección, en alguna que otra tenida, se asoma ese gusto de Miuccia por mezclar los estampados más chillones; el naranjo, el verde, las telas brillantes y los abrigos rectos se unieron a vestidos de cintura marcada y también a la tradición revitalizada de la marca, que comenzó décadas atrás como una fábrica de cueros familiar y que se transformó en uno de los más grandes imperios de la moda femenina.

Fotos: Prada.com.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta