Recordando las ilustraciones de Brian Stonehouse: el libro y la exhibición

Recordando las ilustraciones de Brian Stonehouse: el libro y la exhibición

Desde este noviembre, estará disponible la exhibición Fifties Fashion Illustrations by American Vogue Illustrator Brian Stonehouse, en el museo Abbott & Holder de Londres. Esta muestra, sumada al lanzamiento del libro Brian Stonehouse, 1918-1998, busca honrar el trabajo de uno de los más destacados ilustradores de moda de todos los tiempos: Brian Stonehouse.

Aunque Brian Stonehouse nació en Inglaterra, se mudó a Francia para asistir al colegio en Wimereux, Pas-de-Calais. De vuelta a Inglaterra en 1932, el futuro ilustrador entró a estudiar arte en Ipswich Art School, con lo que rápidamente se transformó en artista, dedicándose a dibujar y pintar a tiempo completo.

No obstante, su vida cambió bruscamente cuando se unió al Ejército Territorial después de que estallara la II Guerra Mundial. Debido a su francés fluido, el Ejecutivo de Operaciones Especiales lo reclutó como operador y lo mandó a Francia encubierto. Las constantes transmisiones de Stonehouse causaron que los alemanes lo descubrieran y lo capturaran, encerrándolo en 5 campos de concentración diferentes. Aunque le insistían que no anduviese cargando sus cuadernos de dibujo, Stonehouse los llevaba consigo frecuentemente, pudiendo dibujar a escondidas en las prisiones donde estuvo. Incluso, en una de ellas, el artista logró salvarse gracias a los sketches que hacía del comandante del campo, de los guardias y de sus familias.

Una vez finalizada la guerra, Stonehouse pudo declarar en contra de los soldados nazis, y testificar las muertes de otros agentes que vio, entre ellos, cuatro mujeres que fueron ejecutadas, y, posteriormente, cremadas para hacer desaparecer todo rastro. En 1985, el artista pintó una acuarela de las cuatro mujeres basándose en su propio recuerdo de ellas. Hoy, la pintura se exhibe en el Special Forces Club en Londres.

En cuanto a su carrera, después de la guerra, el artista inglés viajó a Estados Unidos, donde pudo desarrollar por completo su estilo artístico. Trabajó haciendo ilustraciones de moda para revistas como Vogue, Harper’s Bazaar y Elizabeth Arden, hasta que volvió a su país natal para dedicarse a hacer retratos. Una vez aquí, Stonehouse tendría la oportunidad de pintar incluso a la familia real.

Es por todo esto que la impresionante vida de Brian Stonehouse será exhibida en Abbott & Holder a través de 50 ilustraciones de moda que rememoran su estilo único. Junto con esto, Frederic Sharf se encargó de escribir su retrospectiva entera en el libro Brian Stonehouse, 1918-1998. Y como si esto fuera poco, el mismo Sharf donó 40 ilustraciones de Stonehouse al Museo de Bellas Artes de Boston, donde ojalá sean exhibidas permanentemente.

El arte de Stonehouse está más vivo que nunca. Sus ilustraciones cargadas de emociones son producto no solo del talento artístico, sino sobre todo de una vida golpeada por el horror de la guerra, donde la belleza es prácticamente inaprensible. Sin embargo, Stonehouse demostró que, incluso tras la devastación, es posible seguir haciendo arte, encontrando lo bello en el cuerpo y los rostros de la gente.

Imágenes: vogue.co.uk

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta