Vestuario femenino: El clásico vestido Watteau

Vestuario femenino: El clásico vestido Watteau

La pintura guardó los atuendos populares en la sociedad durante siglos antes de que la fotografía existiera. Los pintores se preocupaban de reflejar la vestimenta de las familias retratadas con una precisión meticulosa. Gracias a estos retratos, conocemos gran parte de la historia del vestuario que antecede la fotografía y el street style. Uno de estos casos es el del pintor Jean-Antoine Watteau, quien dio origen a lo que se conoció como el vestido Watteau.

Este vestido fue una de las tenidas femeninas más importantes del siglo XVIII. Al principio, era considerado una prenda informal, aunque con el paso del tiempo y las diferentes adecuaciones, dejó su evidente tono de informalidad. En el período recibió muchos nombres diferentes: sack-back gown, robe à la française, sacque, contouche, o incluso robe battante, aunque hay algunos que separan este último y lo posicionan como un antecedente directo del vestido Watteau. Se le ha traducido también como vestido volante.

La cultura popular traza el origen de este vestido a la correspondencia de Élisabeth Charlotte d’Orléans, duquesa d’Orléans, donde se explicita su utilidad como vestido de maternidad. En la década de 1670, la amante oficial del rey Luis XIV, Françoise-Athénaïs, usaba este vestido para esconder sus embarazos ilícitos bajo la suelta caída del vestido. No obstante, la gente empezó a comentar que si ella se había puesto el vestido, entonces debía estar embarazada.

El vestido se componía de una tela en la parte posterior que caía en pliegues desde el hombro hasta el suelo con una ligera forma de tren. Al frente, el vestido estaba abierto, y traslucía la enagua de la mujer, lo que insinuaba el cuerpo femenino. Se usaba con una crinolina cuadrada bajo la enagua y desde el codo, la tela se plisaba formando lo que serían los volantes o engageantes.

El vestido Watteau toma su nombre del pintor francés Jean-Antoine Watteau, quien retrató a varias damas del período vestidas con el robe à la française, lo que más tarde produjo que el vestido se relacionara a él. Todos los términos que vinculan partes del vestido con el pintor, como plisado Watteau, traje Watteau o capa Watteau, son alusiones que la población francesa hizo a mediados del siglo XIX, y no reflejan la terminología del contexto en el que el vestido hizo su aparición en los retratos del pintor. Esto solo responde a un fenómeno: el vestido ganó renombre tiempo después, sobre todo debido a la influencia de la pintura de Watteau en la sociedad francesa del siglo XIX.

Con esto, queda demostrada la influencia de la pintura en la concepción del vestuario de una sociedad. Las mujeres reconocían un traje y lo relacionaban directamente con aquel que mejor sabía retratarlo en los cuadros, a la vez que usaban y le otorgaban distintos significados al vestuario.

Imágenes: tumblr.com/ wikipedia.org

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta