Naturaleza y texturas en el trabajo de la fotógrafa polaca, Ola Grochowska

Naturaleza y texturas en el trabajo de la fotógrafa polaca, Ola Grochowska

Nacida en Polonia, la carrera de Ola Grochowska partió cuando encontró una cámara análoga Praktica en los rincones de su hogar. Con posteriores estudios en la universidad London College of Fashion y trabajos junto a diseñadores y revistas de moda como Harper’s Bazaar India, Vogue España y la revista de moda y arte japonesa, O’logy Boozine, el trabajo de Grochowska se ha caracterizado por retratar el movimiento y misterio de los escenarios naturales, sea a través de bosques o grandes paisajes, que se mezclan con las texturas de prendas y flora del lugar. ¡Te invitamos a conocer la historia de esta fotógrafa emergente!

-¿Cómo decidiste convertirte en fotógrafa?

-En realidad nunca planeé ser fotógrafa. Cuando tenía 12 años encontré en mi casa una cámara Praktica de 35mm y desde entonces la llevé conmigo a todas partes. Tomaba fotos de amigos, del colegio, de mi familia y de los momentos que quería recordar. Era como escribir un diario, pero con imágenes en lugar de palabras. Mi primer trabajo fotográfico llegó a los 20 años, pero todavía no me percibía como fotógrafa; yo estaba estudiando Leyes y la fotografía la trataba como pasión o hobbie. Después se me ocurrió que trabajar como fotógrafa iba hacerme feliz, y que el Derecho no tenía nada que ver conmigo… Actualmente vivo en Varsovia, Polonia, pero lo que es bello de esta profesión es que tienes la oportunidad de viajar y trabajar en diferentes lugares. Dada de mi pasión por los viajes y las aventuras, estoy planeando ir a trabajar por unos meses a India, a partir del mes de noviembre.

 

-¿Quiénes son tus principales influencias en el mundo de la fotografía en general y/o de la fotografía de moda en específico?

-Veo imágenes en cada momento libre que tengo y hay muchos fotógrafos cuyo trabajo realmente aprecio. Me encanta Julia Hetta, Paolo Roversi, Elizaveta Porodina, Arenque y Herring, Lachlan Bailey, Will Davidson, Matthias Sterner, Chris Harris, Sean y Seng, Jo Metson Scott, Julie Blackmond y Simon Roberts, sólo por mencionar algunos de ellos.

-¿Qué piensas acerca de los fotógrafos de moda actuales?

-Creo que son personas muy afortunadas que tienen la oportunidad de ser creativos y hacer arte hermoso en un rango bastante amplio, con una audiencia a menudo bien entendida del tema, en comparación con otros tipos de fotografía. Mi gran deseo es poder hacer una campaña social que recaude dinero por una buena causa o aumente la conciencia de las personas por los problemas sociales y ecológicos del planeta.

-¿Cómo fue la experiencia de estudiar en el London College of Fashion y qué fue lo más importante que aprendiste en este centro de estudios?

-Sin duda fue una de las mejores decisiones de mi vida. Duró alrededor de un año y miedo, y fue durante este tiempo que pude empezar a construir mi personalidad como fotógrafa, intelectual, personal y profesionalmente. Tener la oportunidad de conocer a otros fotógrafos muy talentosos, a diseñadores, maquilladores y estilistas de todo el mundo, junto con haber hecho una práctica en el increíble estudio Solve Sundsbo, o aprender del personal de la misma universidad… ¿no puede ser algo malo, cierto? Lo más importante que aprendí es la concepción de que no hay límites en la fotografía de moda y que siempre es mejor optar por el proceso creativo personal, antes de copiar los estilos de otros.

-¿Cuál ha sido tu trabajo favorito a la hora de realizar editoriales para revistas o campañas de moda para diseñadores u otros medios?

-Mi trabajo favorito, hasta ahora, ha sido la sesión de fotos para Harper’s Bazaar India publicada en noviembre del año pasado. Fue muy emocionante volar a Mumbai para estar solo dos días y medio, y conocer a tanta gente de la industria de la moda india. La organización en sí fue muy extrema, ya que no teníamos aire acondicionado ni ventilador en los hoteles y el estudio solo contaba con una lámpara. Pero gracias al fantástico trabajo de la modelo, los estilistas y los maquilladores, nos las arreglamos para conseguir un resultado y una grata experiencia.

-Gran parte de tu trabajo está relacionado con la naturaleza, con sesiones de fotos que retratan este tema o bien la ocupan de escenografía principal. ¿Por qué este recurso tan recurrente en tus trabajos? ¿Cuál es la conexión que hay detrás?

-Me encanta la naturaleza porque es el mejor ambiente para relajarme y recuperar fuerzas, al mismo tiempo que siempre encuentra una manera de sorprenderte y encantarte. La verdad es que trato de vivir en armonía con ella –no como carne y estoy a favor de la “vida lenta”–. Creo que también es fundamental porque te obliga a tener un momento de desaceleración de la realidad cotidiana; te obliga a detenerte, mirar, sentir y respirar

.

-En tu biografía dice eres apasionada por trabajar con cámaras de video, exactamente ¿cuáles son las cámaras que normalmente usas y tus principales técnicas?

– La cámara que uso con mayor frecuencia es de un formato medio y análoga. Sin embargo, hoy en día no es tan fácil de trabajar así, ya que muchos clientes quieren ver los resultados de inmediato y tener un montón de opciones para la selección. Lo que hago es usar una cámara Hasselblad con respaldo digital, si se puede, y cada vez que tengo la opción, tomo imágenes con película de 120 mm. En cuanto a la post producción, soy muy impaciente para seguir los métodos análogos del cuarto oscuro haciendo impresiones y luego re-impresiones de las primeras, así que pasó mis negativos por un escáner y trabajo con ellos desde mi computadora.

-¿Cuál es tu proyección profesional a futuro?

-Me gustaría seguir mi pasión para, paso a paso, llegar a las metas que me propuse en la vida. Me encantaría viajar y conocer gente para organizar sesiones, para disparar mi propio estilo, e incluso tener una publicación en la revista Vogue Italia. Por el momento, me iré unos meses a la India para descubrir el mercado allí. Después de mi vida en Londres sé que este trabajo es muy difícil. Tienes que ser muy paciente, auto exigente, trabajador y organizada. Al final, creo que no hay nada más importante en la carrera artística de empujar los límites y confrontar constantemente con los desafíos.

Imágenes de www.olagrochowska.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta