Vistiendo la Ópera: Muestra de vestuario de óperas presentadas en Chile

Vistiendo la Ópera: Muestra de vestuario de óperas presentadas en Chile

El Centro de Extensión UC ha desplegado todo el potencial del traje a través de la muestra que reúne el vestuario de varias óperas a cargo de la directora y diseñadora de ópera, Miryam Singer. La ópera vestida da cuenta del trabajo minucioso de los vestidos protagonistas de este género dramático y musical, que estará en exhibición hasta fines de octubre. 

A través de los trajes de 8 óperas diferentes, entre ellas La flauta mágica, Las bodas de Fígaro, Cosi fan tutte, y El rapto en el serallo de Wolfgang Amadeus Mozart, el Centro de Extensión de la Universidad Católica ha organizado una muestra de vestuario donde cada traje se revela al ojo del espectador bajo una luz tenue que alcanza a mostrar todo el esplendor de la vestimenta, como si dentro de la sala lo más importante fuera el destello de las telas que recuerdan una presentación ya olvidada.

En este sentido, el traje es el único elemento de la ópera capaz de existir más allá de la representación, una vez la experiencia del espectáculo ya ha acabado. Por eso, la muestra funciona como un pasaje hacia cada una de las obras. Como bien dice la misma Miryam Singer: “El traje de la ópera es el único vestigio concreto y asible de la inmensa energía que se pone en acción en una función de ópera, lo único con la vocación y capacidad de transmitir por si mismo un mensaje acerca de esa realidad imaginaria que ocurrió en los sueños de todos quienes participaron en él”.

Cada uno de los trajes de ópera no solo está dispuesto para que el hábil ojo del espectador sea capaz de apreciar el trabajo que hay detrás de ellos, sino también para que se reconozcan las telas y los detalles que van estrechamente relacionados con el carácter de cada personaje. En el caso de La flauta mágica, por ejemplo, el traje de Pamina —hija de la Reina de la Noche y encomendada a ayudar a Tamino— se destaca por su nobleza: es un vestido de seda blanca, cuya falda se compone de varias capas. Arriba, el canesú está cubierto de perlas. El traje se adecua a un nuevo concepto de vestuario femenino originado alrededor de la Revolución Francesa; uno sencillo que la mujer puede usar de acuerdo a los ideales revolucionarios.

Papageno —también de La flauta mágica— es el hombre en estado natural. Por eso su traje es una mezcla de colores y texturas diferentes. Abajo lo viste un pantalón de algodón y malla, y sobre una camisa de mangas amplias se despliega un chaleco sin mangas con aplicaciones de satín y plumas por todo el traje. Papageno carga la jaula con sus pájaros y la flauta.

Por otro lado, un traje como el de Madama Butterfly recupera la tradición del período Edo en Japón. El kimono de novia de seda se afianza con un obi. Encima, la novia se cubre con un uchikake bordado con motivos de grullas. Los dos uchikake de las muestra corresponden a prendas originales de Japón.

Los detalles de cada uno de los trajes sorprenden por su trabajo. También, por estar compuesto en consonancia con el personaje. Esta muestra de vestuario de ópera resalta por sus imponentes trajes, que, a la vez, rememoran la puesta en escena completa. Como bien explica el artista visual Pablo Chiuminatto: “La ópera vestida funciona bajo la tradicional figura retórica de la sinécdoque, es decir, la parte por el todo… El vestuario es la parte, la ópera su todo”, La exposición estará disponible hasta el sábado 25 de octubre.

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta