El Carnaval Bate Bola en Brasil: Comentario del documental de Vincent Moon

El Carnaval Bate Bola en Brasil: Comentario del documental de Vincent Moon

Para grabar parte de su colección “Sonidos desde Brasil”, Vincent Moon se adentró en los carnavales del norte del país brasileño para documentar un extraño carnaval llamado Bate Bola, lejos de la playa y el cliché de “la ciudad maravillosa”.

El Bate Bola es quizás la forma más antigua de carnaval en Brasil, en la que se enfrentan los vecinos de distintos barrios, cada equipo vestido con trajes surrealistas, mezclando varias capas de las culturas populares, entre los íconos ultra-kitsch y los gladiadores futuristas. En su documental, Moon graba a Anderson de Souza, representante del grupo “Fascinación”, quien le comenta lo que es el Bata Bola y cómo se ha ido preparando para tan esperado evento. Anderson le cuenta que su grupo es parte del barrio Osvaldo Cruz, cuna del Bate Bola y la samba.

Para Anderson, el Bata Bola es un movimiento cultural, y como tal, surge gracias a la participación ciudadana de la familia del Bate Bola.

En términos específicos, el Bate Bola es un carnaval que se desarrolla en febrero, al mismo tiempo que acontece el gran carnaval de Río de Janeiro. En él, varios grupos correspondientes a distintos barrios salen a ostentar sus trajes coloridos y a hacer ruido mediante una serie de fuegos artificiales y golpes con balones en el asfalto. Los trajes se acompañan de extrañas máscaras que esconden la personalidad de cada ciudadano. Cada uno de los participantes del Bate Bola colabora con un ingreso monetario que servirá para fabricar los trajes, comprar implementos y arrendar buses. Previo a la realización, los integrantes del grupo deciden el tema que los va a representar ese año frente a los grupos rivales. “Imagina a dos mujeres que comparan su vestuario para verse mejor que la otra. Así se visten los grupos del Bate Bola para superar a sus rivales. Demuestran que son mejores; que usan los trajes más caros y los más creativos”, le comenta Anderson a Vincent Moon.

Antes de partir, el grupo ya ataviado hace un rezo comunitario: le piden a Dios para volver sanos y salvos de esta aventura, y agradecen por los próximos tres días. Inmediatamente, la cámara de Moon se mueve estrepitosamente mientras los felices asistentes al carnaval saltan, golpean el suelo y mueven de un lado a otro sus brillantes vestuarios. La tarde comienza a oscurecerse cada vez más, pero la ciudad se enciende y miles de destellos y fuegos artificiales retumban mientras la festividad continúa. La felicidad se ha encarnado en las calles del norte de Rio, y el Bate Bola ha completado su primer día de celebración.

Imágenes: Vincent Moon/ flickr.com

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta