Entrevista al diseñador Einstein Halking y su colección inspirada en la etnia Kaiowá: “Trato de hacer lo despreciable algo querido”

Entrevista al diseñador Einstein Halking y su colección inspirada en la etnia Kaiowá: “Trato de hacer lo despreciable algo querido”

Poético y violento es el trabajo del joven diseñador brasileño, Einstein Halking, quien a principios de este año destacó por ser unos de los talentos de la pasarela SENAC, una de las universidades más prestigiosas en diseño de vestuario de la región, en el marco de la edición Verano 2015 del circuito Casa de Criadores. “Nó Na Garganta”, el nombre de la colección presentada en dicha pasarela, contiene atuendos inspirados en la naturaleza y la utilización de materiales poco convencionales –como pasto–, pero está inspirada en la vida de los indios Kaiowá y en los suicidios masivos cometidos por los jóvenes de dicha etnia dado el desplazamiento, la privación de espacio y desintegración cultural.

Einstein Halking siempre ha sido un hombre de imágenes. Desde que nació y, por error médico, fue perdiendo la capacidad de audición, lo que lo hizo concentrarse en otros sentidos y en desarrollar su pasión por las artes visuales, las revistas de moda y los grandes acontecimientos que ocurrían tanto en el mundo, como en Brasil. “Nací dos años después de la muerte de John Lennon y siete años antes de la caída del Muro de Berlín”, nos comenta al momento de preguntarle sobre cómo fue que comenzó su historia para convertirse en diseñador de moda. “Después de dos años de la muerte de Andy Warhol me mudé con mi familia a Río de Janeiro. Ahí mi madre compraba telas y las llevaba a la costurera para confeccionarme ropa. Con los retazos que de ahí salían, inocentemente comencé a crear atuendos para las muñecas Barbie de mi hermana y luego me adentré en las revistas de moda mis tías, delirando cada vez que veía fotos de ropa de diseñadores japoneses como Yohji Yamamoto”, agrega.

Aún así, sus padres le prohibieron los juguetes industriales, y si quería tener uno debía crearlo él mismo a partir de materiales no convencionales. “Mis padres todavía no pueden imaginar lo que eso hizo para estimular mi creatividad”, nos dice, junto con mencionar que tanto esos momentos, como cuando se puso sus primeros audífonos y recuperó la capacidad auditiva, han sido parte de los más significativos de su vida. “Poco a poco comencé a enamorarme de la moda hasta que decidí hacerlo un oficio, y viajé a São Paulo, donde vivo y trabajo desde 2010”, detalla.

-¿Por qué optaste por una institución como Senac?

-Cuando tenía 15 años y vivía en Cuiabá, estaba en un club de fans de Alexandre Herchcovitch. Una vez llamé a la tienda y hablé con su madre, doña Regina. Ella anotó mi dirección y una semana después llegó a mi casa una camiseta y una cinta VHS con el último desfile del diseñador. Cuando decidí vivir y trabajar de la moda, me puse como objetivo tener un día de trabajo con Alexandre Herchcovitch –que para mí es el único diseñador brasileño con el que me identifico– y que desde el 2006 es director artístico de Senac.

Cuatro años después de haber entrado a la institución, Halking presentó su colección de graduación inspirada en los suicidios de los indígenas Kaiowá, y cinco meses después esa misma colección fue seleccionada para desfilar en la pasarela de circuito emergente Casa de Criadores, en su edición Verano 2015, como propuesta de los desfiles Talentos Senac.

-¿Cuál es la historia detrás de los indígenas Kaiowá y por qué decidiste concentrarte en ellos?

-Confieso que realizar una colección basada en suicidios no fue tarea fácil. Estamos educados para no hablar de muerte y evitar a toda costa tenerla en cuenta, pero nos olvidamos que esta está estrechamente vinculada a la vida. El suicidio entre los diversos grupos indígenas de toda América tienen niveles alarmantes y es importante destacar que, a pesar de este hecho común, una sola etnia fue elegida para la colección, porque a pesar de que pueden estar experimentando problemas similares, como hacinamiento, pobreza, abandono de organismos de apoyo y prejuicios, algunos grupos étnicos sí cometen suicidio dadas esas condiciones. Lo que pasa con el grupo Kaiowá sucede desde hace años, y tiene muchas razones, pero lo que los impulsa tal actitud es la privación de su espacio, de su lugar de estructura para las relaciones sociales y las manifestaciones religiosas, lo cual es fundamental para su existencia. Para el indio, perder su espacio significa perder su lugar en el mundo, su existencia, y desaparecer.

La práctica del suicidio entre los Kaiowá es común entre los jóvenes de 10-17 años, que comienzan a ahorrar cables cortos, cinta de embalaje, bolsas de nylon y camisas, no porque sean bonitas, sino porque son más prácticas cuando se quiere dejar la vida misma, atando un extremo alrededor del cuello y el otro a un árbol bajo. En la colección “Garganta” todo se presenta bajo un estado de ánimo melancólico y denso, que busca ir más allá de una colección sencilla, para hablar del encuentro del hombre con el silencio, del salto de los Kaiowá al vacío, y sobre todo, del peligroso desafío de encontrar la belleza en el suicidio.

-¿Cuáles fueron tus principales materiales y la forma de trabajar?

-La colección se divide en tres partes. La primera es la integración del indígena con la naturaleza, la segunda es el desplazamiento del indígena a la ciudad y la tercera es la apatía del indígena hacia el mundo civilizado. Los colores los definí entorno a la naturaleza, tonos inspirados en arbustos, crudos, arena, barro y sangre. En cuanto a las formas, estas evolucionan en orden ascendente en un juego de construcción y deconstrucción, para demostrar la vida y la muerte de los indios a partir de formas ligeramente ajustados al cuerpo y terminar con formas que deforman el cuerpo. Los materiales fueron telas naturales en contraste con sintéticos, como paja, gasa, seda, yute, tela, tul bordado y lino rústico versus piel sintética y plásticos.

-¿Cuál es el mensaje detrás de esa gran capa de pasto?

-El vestido de pasto es mi pieza favorita, ya que fue hecho a partir de material sintético que encuentras en cualquier tienda de decoración, y está desarrollado para representar el contacto de la tierra con el indígena, sus viviendas y su espacio.

-¿Cómo defines tu estilo y tu inspiración?

-Mi estilo está marcado por el equilibrio entre lo violento y la poético. Violento en el sentido de que estoy ligado a temas de la vida contemporánea que, lamentablemente, no están muy discutidos y expresados en la moda, y poético porque siempre trato de hacer lo despreciable algo querido. Mis fuentes de inspiración son siempre las personas y las culturas que observo en mi país.

-¿Como te diferencias del resto de diseñadores emergentes de Brasil?

-Trato de desarrollar un trabajo autoral y sincero, sin afectación, con base en la búsqueda de nuevas formas de entender la belleza para que las mujeres tomen conciencia de su lugar en el mundo: para que comprendan la ropa como prenda portadora de mensajes y como expresión de las complejidades internas de la mente.

-¿Cuál es la proyección de tu marca?

-Estoy en el principio y tomando las cosas con calma. Tengo la intención de llegar a nuevas alturas entre 2014 y 2015. Quien quiera ver, verá.

[vimeo]http://vimeo.com/80231155[/vimeo]

Créditos Lookbook: PH: Blackbird Photo Studio / Estilismo: Alê Tierni Beauty

Comentarios

También te puede interesar

Deja una respuesta